Publicaciones etiquetadas con: Cine

Mal rojo, mar azul

mal rojo, mar azul

En principio fue la palabra, antes de descubrir su vocación tras la cámara, todavía siendo niño, Miguel escribía requetebien.  Ahora, con esta novela debe probarlo, aunque se excuse diciendo que es una novela temprana.  No importa, en Mal rojo, mar azul, están las obsesiones que luego serían (serán) películas.  Enhorabuena por la presentación.

sábado, 19 de octubre a la(s) 13:00 en EDT
Vayan y cooperen con el artista!!!
Categorías: Cultura | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Coopere

Mi primo Miguel Coyula tiene una solicitud a través de crowfounding para su nueva película que va de clonación del hombre nuevo.  Pase a ver el tráiler y coopere con el artista cubano.

http://www.indiegogo.com/projects/blue-heart–2

Categorías: Cultura | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Oda a la Alegría

no

Dos audiovisuales diferentes me hacen reflexionar una vez más sobre el futuro del país.  El primero, un reciente reportaje de BBC en Corea del Norte.  Una cosa es leer sobre esa sociedad distópica y otra ver las imágenes cuyo referente es la pesadilla orwelliana.  La política es complicada, pero ellos no pueden ser los buenos.  Saberlos amigos de mi gobierno me produce una sensación similar a la que me producen las muestras de amistad con  el gobierno iraní.

Pero para disipar esa visión deprimente, anoche, en el espacio Cine de Nuestra América, vi No, la película chilena sobre el referendo contra Pinochet.  La cinta me dejó una sensación muy positiva de que la oposición puede hacerse desde la alegría, y de lo que  desde ese sentimiento se puede convocar.  No mantener el esquema de que disentir es peligroso, porque los ciudadanos por instinto o por miedo se alejan de las situaciones de peligro, aun cuando sin ser adivina, adivine el agotamiento de la confianza de la población en el gobierno.  Desde la confrontación y el pulso, la heroicidad se pone de manifiesto, pero ello de por sí no suma y muchas veces resta vidas valiosas y muy necesarias.  Pienso ahora mismo en la huelga de hambre de un numeroso grupo de activistas de la UNPACU de la cual conoce un número muy limitado de cubanos al interior de la isla, pero de la que se magnifica en ese rumor la represión a que son sometidos.

Son ideas que comparto con ustedes, leyentes, porque ya saben cómo son las asociaciones.  Con todo el respeto por el dolor de muchas familias, la alegría, ese componente tan de nuestra idiosincrasia, debe ser un componente básico en la argamasa de nuestra reinvención ciudadana.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , , , | 2 comentarios

Acapulco, en alguna parte

Anoche fui a ver Esther en alguna parte, nueva película de Gerardo Chijona con guión basado en una obra del mismo título de Lichy Diego que no he leído.  A riesgo de meter la pata, le imagino al relato de Lichy un aura borgeana, pero la película, con elenco de lujo, es una sucesión de escenas donde Reynaldo Miravalles y Enrique Molina están espléndidos, a pesar del doblaje de sonido espantoso y de la oscuridad de la copia, defectos técnicos añadidos a los defectos artísticos que lamenté sinceramente, porque el “cine de viejos” es rara avis y creo que Chijona perdió una gran oportunidad.

No era la primera vez que iba a ver la película.  El día anterior en el estreno, lo intenté en la tanda de las seis, pero la administración del cine decidió no abrir para mí y otra señora y alguien más que haya llegado antes.  Anoche, no éramos más de veinte personas.

Una vaga sensación de asistir al fin de una época que ya había vislumbrado cuando fui a ver La película de Ana, se materializó anoche en el Acapulco.  Por haber vivido siempre tan cerca, este cine ha sido mi cine.  Desde las matinées infantiles los domingos, he asistido a sus sucesivas transformaciones: cuando vendían golosinas en un mostrador de forma redondeada justo delante de la escalera que lleva a las oficinas, cuando el cristal cincuentero en forma de ameba de la fachada superior fue sustituido por otro corriente en el lateral hacia el parqueo, cuando desaparecieron las cabinas telefónicas del piso superior, cuando desaparecieron los inodoros infantiles que eran mi encanto de niña y le protestaba a mi mamá por no tener uno en la casa; cuando desapareció el bar-cafetería anexo (al que jamás entré por no tener edad) y reapareció mucho tiempo después como sala se video, o cuando se abrió allí mismo un alquiler de videos VHS (creo que todavía existe).

Esperar por los créditos completos, ya con las luces encendidas, me permitió ver el deterioro de la moqueta y el lunetario, y me permitió ver una pareja de murciélagos inquietos ante la claridad repentina.  No, no estaba sucio, quiero decir, sucio de basura de esa que dejan los visitantes desaprensivos, porque el polvo ha hecho de mi cine su hogar.  Al baño no he vuelto a entrar en años, aquellos baños iluminados y limpios ya estaban como cualquier baño público de la ciudad.

Derrotada por la película y por la visión que acabo de describirles, de regreso comentaba con mi marido que no hace mucho había visto al Acapulco en una lista de los diez cines más importantes?, singulares? del mundo, no recuerdo por qué era la lista, pero salvo en época de Festival de Cine o de algún estreno puntual, el Acapulco languidece, en espera de tiempos ni mejores ni peores, pero definitivamente, otros.

 

 

Categorías: Cultura | Etiquetas: , , , , , , , | 2 comentarios

In Time

El sábado pusieron por televisión In time, una película de ciencia ficción sin alienígenas ni guerras intergalácticas: los seres humanos, modificados genéticamente, en el futuro no usarían el dinero como medida de valor; usarían el tiempo.

En nuestra película nacional, el actual gobierno compró tiempo al liberar los celulares, al vender computadoras, al recibir a los nacionales como huéspedes en los hoteles. Cuando el efecto que tales desprohibiciones se disipaba, la discusión de los Lineamientos agrega guarismos; como desprendimiento de éstos, aparece la flexibilización bonsái al trabajo privado que tan ocupados nos ha tenido. La cuenta de tiempo engrosa algo al aprobar los créditos y subvenciones para la construcción de viviendas. El periplo de la Virgen, la visita del Papa y la amnistía que le antecede, hacen girar velozmente sus dígitos en positivo. El as de la reforma migratoria continúa bajo la manga para ese momento en que los números en rojo comiencen a parpadear.

Así, comprando tiempo, es como piensan nuestros gobernantes terminar sus días en el poder. Sin embargo la película no solo es el afán de ganar horas y minutos. Los protagonistas, mezcla de Bonnie y Clide con Robin Hood, asaltan bancos y regalan tiempo, por lo que el preciado valor deja de ser manipulable.

No lean esto como una incitación a nada. Viendo la película, que me gustó mucho, no pude evitar la alegoría.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , | 40 comentarios

Scarface, as time goes by

Con casi 29 años de retraso, he visto en una excelente copia, Scarface de Brian De Palma. Una película de la que tanto escuché hablar a media voz, una película que imaginaba tan, pero tan anticastrista que por ello permanecía dormida en las bóvedas del ICAIC o la Escuela de cine de San Antonio de los Baños sin estreno en las salas de cine.

Pero encontré otra cosa. Una peli donde Cuba y Castro son apenas referentes de inicio, una peli que debe haber sentado muy mal en Miami, con ese sobrevidas de Montana como zar de la droga. Pero en Cuba, ¿Por qué no la han puesto?, ¿Pacatería criolla?, ¿Acaso por el famoso discurso no los queremos, no los necesitamos?, ¿Por las imágenes del Mariel?, ¿Todo mezclado?

A Pacino, lo encontré requete-sobreactuado. El guión tampoco me pareció muy orgánico. Me reconcilio con un ciego que baile tango de modo tan maravilloso en Perfume de Mujer; Me reconcilio con el De Palma del einsensteniano cochecito en Los Intocables. Scarface se me quedó corta, envejecida, fallida, una curiosidad; pero en Cuba, ¿Por qué no la han puesto?

Categorías: Cultura | Etiquetas: , , , , | 29 comentarios

Blog de WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.871 seguidores

%d personas les gusta esto: