Publicaciones etiquetadas con: derechos

Diálogo

La causa que me ha mantenido alejada del blog estos últimos días ha sido que estoy de cuidadora de mi “hijastra”, (más joven que yo, pero no por mucho) y hace la convalecencia de una intervención quirúrgica en mi casa.

Pero ayer que tuve que salir al mediodía, me monté en una ruta 27 y fue inevitable escuchar el diálogo de un hombre y una mujer,  sentados frente a mí,  que viajaba de pie.  La famosa reforma migratoria aparece por donde quiera, mantiene entretenida hasta a la gente que nunca viajará, pero ahora tiene la ilusión de que podría hacerlo.  No fueron esos esperanzados comentarios los que me impelieron a intervenir en un diálogo que no era conmigo.  Se bajaba ya la mujer, cuando el hombre le dice algo así como: –Es que estamos muy mal acostumbrados a que nos lo den todo.

Luego de disculparme por la intromisión, en voz no muy alta pero sí muy clara, de esas que yo ponía en el aula para captar la atención de los alumnos, le expresé al hombre mi desacuerdo con su frase.  Dicho así, pareciera que los cubanos habíamos gozado de la capacidad de decidir sobre nuestra vida, cuando en la realidad, el gobierno se quedó con la iniciativa, interviniendo el ámbito público e interfiriendo en el privado.

Fue simpático, porque el hombre trató de enmendar la plana con el argumento de que los jóvenes creían merecerlo todo, y lo dijo haciendo un gesto hacia un adolescente de pelado emo con uniforme de tecnológico.  El joven al sentirse aludido, le dijo: –No, Puro, no, la Veterana tiene toda la razón.  Luego me miró serio, genuinamente interesado.  – ¡Esa trova está en talla!

Sonreí para él, y como llegaba a mi parada, me despedí del señor; intercambiamos nombres y un apretón de manos, y le dije al muchacho, como quien revela una clave, algo que olvidaría al instante o recordará toda la vida: –Eres un ciudadano. Ejerce ese poder, que ya dejamos en manos de otros nuestro destino por demasiado tiempo.

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , | 75 comentarios

La orientación

Hace meses, en los establecimientos comerciales escasean dos artículos de alta demanda:el detergente en polvo y las frazadas de piso.  Antes de ayer en el centro comercial Galerías Paseo, una amiga hacía cola para comprar las esquivas frazadas.  Al acercarse al mostrador, reparó en un letrero impreso: OFERTA ESPECIAL 5 FRAZADAS DE PISO POR PERSONA A 80 CENTAVOS.  Que no les pase como a algunos ingenuos de la cola que creyeron que las cinco frazadas eran por 80 centavos.  En su precio de siempre, la novedad estaba en el límite de frazadas por persona, aunque varios emprendedores comerciales se multiplicaban en la cola para llevarse una gran cantidad.

Hasta aquí el contexto. Mi amiga, animada por el equívoco letrero, sacó el teléfono para hacerle una foto. Al momento, se le acercó una empleada a llamarle la atención.  Mi amiga se disculpó por su torpeza y le pidió a la empleada que le indicara dónde estaba el aviso con la prohibición de tomar fotos que ella no había visto.  La empleada titubeó.  No había letrero, pero existía “la orientación”.

Mi amiga, que ve programas  que la ilustran, de esos que transmiten sin licencia por la televisión cubana, le aclaró que si estaban prohibidas las fotos, tenía que existir un letrero explícito.  La respuesta de la empleada fue que “la orientación” venía de la oficina del Gerente, además, con qué interés ella tiraba esa foto.

El sobrino de mi amiga que hacía la cola con ella y no había abierto la boca, hizo palidecer a la empleada: –La foto es para mandarla al Herald.–  Aquí todo el mundo sobreentiende que no es otro que “el libelo de la mafia ultraderechista de Miami”.

Aprovechándose de la desesperación de la empleada, mi amiga le pidió que le indicara la gerencia para leer “la orientación”.  Así se enteró  de que “el Coronel” era el artífice de “la orientación”.  Mi amiga mataba el aburrimiento de todos los coleros.  –!Pero no me diga que esto es una Unidad Militar!–

–!No, no, el  Gerente está desmovilizado!

–!Ay, mire! Yo no tengo la culpa de que ahora todos los dirigentes sean militares.  Mejor que ellos se preocupen del robo y la malversación y no de la foto de un letrero.

Mi amiga me hizo prometer que no diría su nombre.  No pude convencerla de ninguna manera de que me diera la foto del letrero para esta entrada.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , | 12 comentarios

Una demanda ciudadana

Una persona a la que tengo en gran estima me hizo descubrir una verdad de Perogrullo: soy una ciudadana. Algo tan evidente permanecía medio mezclado con otras ideas peligrosas como libertad y democracia. Para mí ha sido como cuando un niño aprende a caminar: primero lo hace con torpeza, luego con más seguridad, hasta que ya no vuelve atrás.

Es por eso que he acogido con entusiasmo la Demanda ciudadana por otra Cuba -errata rectificada el 10 de agosto- porque me parece muy lógico que como parte del pueblo, que es el soberano y elige a los funcionarios públicos para ejecutar el mandato popular (al menos en teoría), lleve a otros –ciudadanos como yo pero que no se han enterado— el conocimiento y el convencimiento de que la ratificación de los Pactos de Naciones Unidas por parte del gobierno, redundaría en beneficio de todos.

No se trata de afinidades políticas, sino de ejercer un derecho ciudadano.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , | 48 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.791 seguidores

%d personas les gusta esto: