Publicaciones etiquetadas con: deterioro

Próspero y sustentable (I)

19abril
Mi adolescencia coincidió con la época en que casi todos los dentistas de Cuba se fueron del país. Cuando al fin me empaté de nuevo con uno, lo más expedito fue sacarme dos muelas que en otra circunstancia me hubieran salvado. Pero aquellos aguerridos dentistas no podían estar en el detalle de cuidar la sonrisa de una adolescente, por muy risueña que fuera. Así que en cuanto pude, me hice un puente fijo. Mi puentecito me permitió reír sin pena hasta hace dos años en que la vejez me empezó a mover las piezas. Cada vez que el puente se aflojaba, yo, más tozuda que él, lo ponía en su lugar, pero coincidiendo con este fin de año, no dio más.
El dictamen de la protesista fue un nuevo puente fijo, ya que no clasifico para esos de quita y pon ni para implantes atornillados, por baja altura en la oclusión. Esos trabajos son en metal, y en el policlínico no los hacen, por lo que debía ir a la Escuela de Estomatología.
Allá me fui a ver a un tal doctor Lorenzo, el único autorizado a inscribir pacientes en la Escuela. Pero fui un miércoles, y Lorenzo solo atiende público los martes. Venga temprano, me advirtieron.
El martes siguiente llegué a las siete de la mañana. A las ocho, la secretaria del doctor Lorenzo se paró en la puerta y anunció que el doctor tenía un problema personal y no iría a trabajar. El martes siguiente no pude ir, y al otro, a las ocho también, supe que Lorenzo no atendería pacientes, pues la escuela estaba en semana de receso escolar.
Al fin este martes coincidieron la órbita del doctor Lorenzo y la mía, pero en vano. El doctor Lorenzo detrás de su buró, pone el piloto automático para atender a los pacientes, y en mi caso, no había nada que hacer, pues la máquina de colado de metal está rota desde noviembre. –Caramba, con lo fácil que es poner un letrerito, una nota, y me hubiera ahorrado tres madrugones. El doctor Lorenzo a mi pregunta de dónde más podrían hacerme el trabajo, respondió con el mantra: Diríjase a su área de salud. –¡Pero es que de mi área de salud me han mandado para acá! –Diríjase a su área de salud- –¿Y usted no puede indicarme otro lugar? –Diríjase a su área de salud.
Me dirigí a mi área de salud, centro de referencia nacional, y en la conversación con la protesista, esta me hizo notar el estado de su gabinete de trabajo. No tiene equipo desde el 2011, pero como me expresó, las visitas pasan de largo por el pasillo y ningún periodista se ha acercado por allí.
Ella mencionó otros lugares donde es posible que puedan hacerme el trabajo, pero tengo que ir a título personal, porque el policlínico solo difiere casos a la Escuela de Estomatología. No lo dijo, pero ese “a título personal” me sonó como que, mencionando la cantidad correcta, lograría reírme de todo sin ausencia de molares.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , | 4 comentarios

La Habana sin Sandy

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , | 10 comentarios

No tan jóvenes

Por estos días celebran su veinticinco cumpleaños los Joven Club de Computación (JCC). La iniciativa en sí misma es positiva, pues permite acercar desde un ama de casa hasta un abuelito a una disciplina hoy imprescindible en la cotidianeidad.

Más allá de las buenas intenciones, los JCC no han escapado del deterioro y la corrupción que caracteriza al país. Todas las construcciones edificadas para este propósito se hallan en estado de abandono: falta de pintura, baños rotos, filtraciones, jardines y perímetro descuidados. Cierran con frecuencia por el aire acondicionado descompuesto. La esencia de estos centros, las computadoras, en su mayoría están fuera de servicio sin que sean sustituidas, han sido objeto de “canibaleo” como dudosa pero segura alternativa para mejorar el salario de los profesores de computación. Las estoicas computadoras que aún funcionan, se bloquean o rompen con frecuencia.

En teoría, en un JCC usted puede optar por cursos básicos de computación, cursos de Photoshop, o cursos especializados sobre programas de Microsoft; allí se sigue apostando a los programas de Bill Gates. A pesar de haberse anunciado hace dos años la migración a Nova-Linux, en el JCC en el que pregunté, ni tenían cursos sobre Linux ni tenían su sistema operativo, ni a ninguno de los jóvenes y menos jóvenes que allí trabajan, les interesa, ni siquiera como conocimiento adicional. De mala gana, pueden grabarte EcuRed, esa versión mediatizada de Wikipedia. De todo corazón espero que los cubanos sigamos con la Wiki portable que anda por donde quiera, y no con ese engendro que confunde y miente. También puedes rogar por un antivirus y con un dinerito por debajo de la mesa te puedes llevar una versión apenas desactualizada del Kaspersky.

La conexión a la intranet ralentiza las máquinas, por lo que solo una (la del profesor) tiene acceso. ¿Internet?, No, no hay que exagerar.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , | 4 comentarios

Blog de WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.929 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: