Publicaciones etiquetadas con: Estados Unidos

Ajustes

El día de poner en movimiento la reforma migratoria ha llegado. Algunos, hasta con maletas preparadas, ahora mismo hacen cola en las oficinas de inmigración para obtener su pasaporte “habilitado”.  En las embajadas, por el estilo.  Ahora, el visado será el lío.

El gobierno debe preguntarse una y otra vez cómo no pensaron antes en la ganancia redonda de la promulgación de tal ley: la ilusión de que “usted también puede tener un Buick” (los más jóvenes, pregúntenle a abuelita); el ingreso de dinero convertible con mentalidad de Ochín –la japonesita aquella que ganando menos ganaba más–, descompresionar, y sobre todo… sobre todo… presionar al enemigo.

Todo eso pensaba yo que pensarían los que se dieron a la tarea de devolver esta pequeñita parcela de los derechos conculcados al ciudadano. Pensaba que lo pensarían, pero no que lo dirían. A diferencia de otros países donde los gobernantes pueden pedir perdón por disparates de sus antecesores con los que nada tuvieron que ver; aquí en más de medio siglo el gobierno sigue siendo el mismo, y pedir disculpas es pedir demasiado.

Granma ha publicado por estos días unos artículos algo amnésicos, responsabilizando al gobierno de Estados Unidos con la politización del tema y con el incumplimiento de los acuerdos migratorios. Pero mi asombro fue ante el programa televisivo Al Derecho, especializado en temas jurídicos, que este sábado abordó la famosa reforma migratoria, respondiendo dudas de la ciudadanía. Ante un caso “planteado” y luego de una dramatización alusiva al caso, se le aclaró al “televidente” que en efecto, con la nueva extensión de permanencia en el exterior, podía estar en el territorio de los Estados Unidos el tiempo establecido para acogerse a la Ley de Ajuste Cubano, y luego, ya con su residencia americana, retornar a Cuba sin perder sus derechos. Como se sabe, en nuestro periodismo, no se improvisa.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , | 26 comentarios

La pequeña ilusión

Sin el olfato de su hermano para aprovechar cualquier circunstancia y dejarse mimar por la prensa dócil, el presidente Raúl Castro es hombre de gabinete, no dado a robar cámara. Pero al parecer, nadie le susurró al oído que en el caso de Sandy, había que acudir con prisa y sin pausa al Oriente cubano, y debían quedar en privado las visitas luctuosas, puesto que la prioridad son los vivos, desvalidos en medio de tanta desolación. Quien se informe como una gran parte de los cubanos, a través del noticiero de televisión, habrá notado que recibió más tiempo en pantalla la visita del General-Presidente a los cementerios de Santa Ifigenia y el Segundo Frente, que su paso por el barrio de San Pedrito o el Parque Céspedes en Santiago de Cuba. Acostumbrados a medio siglo de ubicuidad fidélica, los comentarios por la demora presidencial, y las comparaciones entre los hermanos gobernantes, se escuchaban por la calle sin tener que afinar demasiado el oído.

Sin afinar el oído tampoco, se percibe que las elecciones en Estados Unidos despertaron mayor interés que las propias. Las venezolanas fueron seguidas casi como una final Madrid-Barca; algunos por el temor de volver a los apagones, otros por la curiosidad de  que a Chávez le saliera un contrincante que lo sofocó, otros, por soñar que Capriles se ceñiría la banda presidencial; muchos, por notar que la democracia en Venezuela es diferente a “la democracia que defendemos”. Y no es que las elecciones norteamericanas generaran interés extraordinario, pero es que las cubanas habrían transcurrido en un bostezo de no ser por el inclemente Sandy.

De vuelta con la contienda Obama–Romney; contagiada por los analistas de esquina, creo que el demócrata, ya en su segundo mandato, podría poner en zugzguang a nuestro gobierno con el levantamiento del Embargo y de la Ley de Ajuste, y la propuesta de normalización de las relaciones. Pero, en todo caso, Cuba no será una prioridad, y no debemos esperar que otro resuelva nuestros problemas si no somos capaces de resolverlos por nosotros mismos.  Hablando como los locos, la denuncia del Minrex contra la injerencia en asuntos internos de la Sección de Intereses norteamericanos, podría ser una cuerda para tensar las ¿relaciones? de ambos gobiernos, no vaya a ser que a Obama se le ablande el corazón y decida levantar el Embargo, que tanto ha servido para justificar la ineficiencia y la mala administración,

No me gusta el sistema electoral norteamericano, no me gusta que en la práctica las elecciones se diriman entre dos partidos, ni me gusta el complicado sistema de votos compromisarios, pero la ilusión de votar por el presidente, en nuestro caso es una ilusión literal, porque entre comisiones de candidatura que el ciudadano desconoce cómo ni quién las elige, solo queda revisar la prensa luego de las elecciones para ver las cabecitas de los designados en virtud de una candidatura cerrada y una presidencia sabida de antemano. Si acaso, saber si fulano fue electo con tal o cual porciento…, si acaso.

Dejo diferida la ilusión de creer que mi voto cuenta, porque estoy segura de que en el futuro, para elegir a mi presidente, contará.

Categorías: Política | Etiquetas: , , , , , , , | 16 comentarios

Sobre los Embargos

Acabamos de presenciar una vez más la abrumadora votación en la ONU de condena al Embargo comercial norteamericano hacia Cuba. Una votación aplastante por demás, porque también se vota contra la afectación a terceros que entraña la extraterritorialidad de la Ley Helms-Burton. La intensa campaña desplegada por el gobierno este año fue agotadora, particularmente en la quincena previa al voto en la ONU. Barrios, escuelas, centros de trabajo, qué hablar de los medios masivos.  Para los nacidos luego de la implantación del Embargo  –que ya van siendo mayoría–  en Washington, se despertaron un día furiosos por el camino que tomaban las cosas en aquella islita al sur, y le aplicaron un Bloqueo que dura hasta hoy.  Esta simplificación dolosa hace que mi hijo me pregunte de qué va todo ese diferendo del que oye hablar desde la escuela primaria.  Mi primera explicación lo deja más confundido: –¿Entonces es una ley buena?  –Se caía de la mata—me enredo yo.

Recapitular para no capitular.  Rafael ya no es un niño y merece una explicación que no se base únicamente en las estadísticas de lo que le cuesta el bloqueo a Cuba, que es lo que conoce.  Tuve que remontarme a que fue un abogado el que decidió nacionalizar por confiscación los bienes norteamericanos, saltando sobre la legislación existente, por algo se dice que la Revolución es fuente de derecho, luego entonces las consecuencias eran previsibles para él antes que para un lego.  Esta medida de carácter más político que económico no podía quedar sin respuesta: en el contexto de la Guerra Fría la diplomacia no era proactiva, y Estados Unidos respondió con una medida jurídica.  Tuve que explicarle la diferencia entre bloqueo y embargo; es que estos muchachos oyen todo ese barraje de ¿información? Y terminan reaccionando como quien oye llover.

Entendió, pero vinieron más preguntas.  Las que se haría cualquiera que vive en Cuba.  A los dirigentes no les falta ni la gasolina ni los medicamentos, ni nada.  Aún de aplicarse un bloqueo real serían los últimos afectados.  Quedamos nosotros.

Sin dudas.  Pero aquí viene el otro bloqueo.  El que más daño inflige.  El interno.  El que tiene en ruinas la economía nacional, el que favorece la corrupción galopante. Nuestra capacidad cívica parece haber sufrido una mutación genética en direcciones opuestas: En los que liban las mieles del poder, ha sublimado la autocrítica, mas no la renuncia.  Y en los que liban la hiel del poder –pueblo, masa–  la castración del derecho como ciudadanos a la expresión crítica sin sensación de riesgo.

Ninguna ley foránea cambiará el curso de los acontecimientos nacionales,condicionar el levantamiento de la Ley de Embargo a este o aquel requisito,sólo empodera al gobierno como lo ha hecho desde hace tanto tiempo.

–Entonces Mami, tú estás por el Bloqueo?

–No mijo, yo estoy en contra.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , | 8 comentarios

Blog de WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.871 seguidores

%d personas les gusta esto: