Publicaciones etiquetadas con: Papa Benedicto XVI

Un mensaje al modo de Raudel

Tuve la oportunidad de conocer personalmente a Raudel de Eskuadrón Patriota en aquel histórico concierto con Los Aldeanos y otros importantes artistas de la escena hip hop en el cine Acapulco. La fuerza de Raudel emana de su dulzura, sus textos son uppercuts a la conciencia ciudadana. Me transmite una energía extraordinaria cuando me dedica una gran sonrisa y pide bendiciones por esta descreída. Luego de tiempo sin vernos, nos encontramos el sábado en Estado de Sats, donde ofreció un mini avance del disco que acaba de grabar. Uno de esos textos, desencadenó en mí una emoción tan fuerte que de sólo recordarlo me hace escribir a través de las lágrimas. Un texto dedicado a su madre que vive en el sobresalto. Porque su hijo es negro, porque su hijo es contestatario, porque su hijo vive en una pequeña ciudad que es su infierno local, porque su hijo hace rap. Todo mezclado. Es muy difícil quedar ajeno después de escuchar a este hombre visceralmente sincero. Casi todos allí lo conocían, al menos por su video Decadencia que pasa de mano en mano hace casi tres años ya, no era yo la única emocionada como luego pude ver. Fue hermoso oírle contar con sencillez, mientras trataban de arreglar el audio que nunca se arregló, cómo fue su andadura hasta ser el que es hoy.

Si no viviéramos en un país donde mucha gente tiene miedo, un texto como Madre no tendría razón de ser. Las preocupaciones de una madre serían otras. Siempre las madres en cualquier parte tendremos razones para andar preocupadas. Pero que no sea por tener un hijo rapero. Por tener un hijo negro. Por tener un hijo contestatario.

Un mensaje al modo de Raudel, hoy que el Papa oficiará bajo el Martí tutelar: que nadie nos enemiste, que nadie nos compulse a un resentimiento fratricida. Bendiciones, hermanos; Bendiciones.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | 8 comentarios

Dios, César y el hipotiroidismo

caricatura de Garrincha

No he tenido deseos de escribir, no tengo ganas de moverme.  Trato de estar inactiva y me adormilo escuchando música.  Si me pongo a leer, el libro se me cae al rato.  Estoy hipotiroidea, una condición que conozco pues tengo extirpado el tiroides hace un montón de años, pero ni en lo más álgido del Período Especial me habían faltado la medicina que suple el funcionamiento de esa glándula.  Aunque es un medicamento regulado a través de una tarjeta que debo presentar todos los meses en la farmacia y que se renueva anualmente; desde enero no hay, “no nos ha entrado”, “está en falta”, para decirlo en el lenguaje burocrático tan querido hasta para las inocuas empleadas de la farmacia.

Por esta moridera, los dimes y diretes de la visita papal los he seguido a través de una nube.  Personalmente ni me afecta ni me beneficia; más bien todo lo contrario.  Si el polaco Juan Pablo no logró abrir Cuba al mundo, qué voy a esperar de este Papa tecnócrata y gris en un país como el nuestro, donde el carisma proporciona altos réditos.

Y ya con el fin  de este invierno mentiroso, prácticamente con las maletas papales cerradas para viajar al Caribe, un grupito de disidentes le ha puesto mala la cosa la iglesia –y de paso—al gobierno.  O al revés.  ¿Qué piden? El noticiero que “me informa” no creyó necesario ampliar más allá de la lectura de la declaración del Arzobispado sobre el grupo que se encuentra desde el miércoles en la Iglesia de la Caridad.  La mencionada declaración trasunta disgusto por el uso político de un templo por parte de este grupo.  Algo confundida anda la Iglesia, pues la política no la introdujo en el templo este grupo de personas.  Acto político fue oficiar una misa por la salud de Fidel Castro, quien hasta donde sé, ni es católico, ni siquiera cree en Dios y fue excomulgado hace años.  No se trató de piedad cristiana con humildad y en silencio orando por un alma descarriada.  Cobertura mediática para dejar constancia.  Y para que conste también, a pesar de que considero a la jerarquía de la iglesia cubana tibia y aguachenta, me parece la única institución capaz de evitar una catástrofe social llegado el momento.

Felices los feligreses que se congregarán frente al monumento a Martí para escuchar misa.  Hace muchos años agoté la cuota de asistencia a ese desangelado lugar que es la Plaza.  Veré la ceremonia por televisión.  Si no me quedo dormida.

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , | 11 comentarios

Blog de WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.973 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: