Publicaciones etiquetadas con: política

Emigración económica

Tanto se ha hablado en los últimos tiempos de los cubanos establecidos en el extranjero, que el oído se me acostumbró a la palabra emigrados.  Emigrados económicos concretamente se ha dicho y escrito una y otra vez para referirse a los cubanos que abandonaron el país, sobre todo con la crisis que conocemos en Cuba como Período Especial.  Aunque sea cierto, no es todo.  Los que hoy manejan el término con tal soltura lo divorcian de la causa por la que hasta en países como Haití o Namibia los cubanos han echado raíces.  De haber sido un país con colonia hispana, china, “polaca” (genérico de judíos) y otras más pequeñas, la afluencia de extranjeros no solo se detuvo, sino que fueron los cubanos los que iniciaron una desbandada por el mundo que no ha parado.  Eso sería impensable de existir todas las oportunidades para el desarrollo profesional, o personal, o ambos.

Las causas siempre remiten a la política; en Cuba, la política es la que ha impuesto los límites a la economía en una disrupción del orden lógico.  Por eso, aunque se pretenda desideologizar el motivo, la emigración cubana es política.

 

 

Categorías: Política, Sociedad | Etiquetas: , , , , , | 22 comentarios

LML en LJC (26)

Para Peralo por El socialismo que yo quiero

Mi estimado profe, me ha gustado mucho este posteo por lo de inclusivo que tiene.  En definitiva convivimos en la misma sociedad y se ve deslucida la pretensión de hacer pasar a los disidentes por malhechores y neo-anexionistas.  A favor y en contra del gobierno los hay buenos y malos, condición que nada tiene que ver con la ideología.

Estoy  convencida de que el socialismo está por nacer y no seremos los cubanos los papás de esa criatura.  Como las demás formaciones socio-económicas, no será impuesto, llegará de forma natural por el desarrollo de las fuerzas productivas, y nadie podráviolar las leyes que postularon los teóricos. Podrías decirme entonces, ¿hay que cruzarse de brazos? Y te diría que no, que tratando de hacer una sociedad perfectible, sin ponerle etiquetas ni colores políticos, con un cuerpo de leyes que nadie pueda saltarse, con seguridad social, con libertad individual, podríamos lograr muchísimo más que con la abrumadora propaganda ideológica –esa que ya cae en saco roto–  y ha servido para que un grupito haya mal gobernado el país por más de medio siglo.  Pienso que la revolución de 1959 fue necesaria.  Pero demasiados errores de la dirección del país, y ahora le piden una vez más al pueblo una carta en blanco.  Yo hace tiempo agoté mi dosis de confianza.  Mejor me parece la gente joven para gobernar un país donde el 60% de la población tiene menos de 55 años; gente como tú, porque entiendes mejor a tus contemporáneos y a tu época.

Transparencia. Mucha transparencia para todas las funciones públicas. Que ser crítico desde Cuba no  genere sensación de riesgo.  Yo también estoy siendo soñadora.  Lucha, trabaja porque el poder no sea vitalicio, que se constituya un Consejo de Ancianos si ese es el voto popular, pero jubilemos a nuestros gobernantes que hace rato pasaron sus mejores años. Dejemos a nuestros hijos una verdadera democracia.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , | 6 comentarios

Hablar en Plata

Texto aparecido en el #12 de la revista Voces

Prelectura

Hasta para una inculta oficial de Aduanas, a la que el nombre de Antonio José Ponte nada le diría, un libro con el título Villa Marista en plata haría detener la cola de la inspección. Pero la oficial fue más celosa con los embutidos sin gluten –preciosos en su empaque al vacío y su etiqueta de El Corte Inglés—que con el contenido de aquella maleta llena de libros. Ella se llevó a su casa mi jamón y mis chorizos, y yo me llevé a casa mis libros.

Lectura

Un texto acucioso, un texto acuciante, un inventario detallístico del fracasado diálogo entre contrapartes de nuestra fracturada sociedad y el cambio de roles entre el vigilante y el vigilado.

En la primera parte, Monte Rouge, un corto de Eduardo del Llano, Las joyas de la Corona, de Carlos Garaicoa y Obra-Catálogo#1 de Alejandro González-Yeny Casanueva, pertenecientes a las artes plásticas, sirven de pretexto para la observación minuciosa de la relación entre la policía política y el artista.

En la segunda, el intercambio de correos electrónicos en el ámbito intelectual, a propósito de la aparición en tv de varios represores desaparecidos de la escena pública, intercambio que como bola de nieve comenzara siendo la protesta por la reaparición de rostros de la represión, convirtiéndose casi de inmediato en la catarsis colectiva, con la crítica cada vez más aguda a la política cultural y la política del gobierno.

La tercera parte son dos caras de la ciberbatalla. La UCI con su Operación Verdad, y el accionar de varios blogueros independientes, accionar que invade el espacio público además del electrónico.

El autor ha encontrado en manifestaciones disímiles y aparentemente ajenas el denominador común de las nuevas tecnologías. Cuando se escribió el libro, no se avizoraba la Primavera árabe, pero Ponte había advertido que hasta para nuestra isolada condición, el impacto de memorias flash, teléfonos con un número de Twitter, cámaras digitales, blogs independientes, acceso a internet, era un virus mutante y contagioso, un antes y un después.

Ponte no se prodiga, prefiere la narración con un carácter cuasi documental, es el observador agudo que sólo cuenta lo que ve, sólo a ratos necesita intervenir, acotar algo, un detalle para lectores desapercibidos.

No importa no haber visto Monte Rouge, o la obra de Garaicoa u Obra-catálogo#1; no importa no haber accedido al febril intercambio de la guerrita de los imeil o a las conferencias organizadas por Criterios a posteriori; podemos no haber visto los videos en los que Yoani Sánchez ingresa “encubierta” a un debate organizado por la revista Temas, mientras otros blogueros son excluidos bajo el Derecho de Admisión; podemos no habernos enterado de nada de lo que se cuenta en estas páginas, pero luego de la lectura del libro nos queda claro que en Cuba existen límites para la libertad. Que la libertad en Cuba es una libertad vigilada, con toda la connotación peyorativa que eso puede tener.

Postlectura

¿Cuánto han cambiado los escenarios en los que Ponte se detiene?

Eduardo del Llano acumula un considerable número de cortos de Nicanor O‘Donell, todos ellos se trafican clandestinamente, nunca se han puesto por la televisión. En el recién finalizado Festival del Nuevo Cina Latinoamericano, Vinci, su largo de ficción filmado por el ICAIC, no fue admitido para el concurso (la misma suerte de sus cortos). La trama permite especular que puede haber referentes inmediatos en una prisión renacentista.

En la mensajería electrónica no ha vuelto a haber nada parecido a los mensajes del 2007. Un médico intentó movilizar la opinión de su gremio a partir de una injusticia laboral, y apenas concitó dos o tres respuestas. Se dice que el servidor de Infomed es mucho menos tolerante que Cubarte.

Yoani Sánchez colecciona una veintena de negativas de salida al exterior sin que ningún funcionario sea capaz de responsabilizarse con esa decisión y los motivos que la generan.

La sala Palabras a los intelectuales de la Biblioteca Nacional, goza de una agradable inacción.

El estudiante de la UCI que interrogara a Alarcón pagó su osadía; favor que le hicieron: hoy piensa por cabeza propia.

No sé cuál es el destino final de las piezas, pero me gustaría que las joyas de Garaicoa fueran fundidas para dar luz a nuevos proyectos.

 

Villa Marista en Plata, arte, política, nuevas tecnologías

Antonio José Ponte

Editorial Colibrí, 2010

 

Categorías: Literatura | Etiquetas: , , , , , | 6 comentarios

La vida de nosotros

Una leyente del blog desde Portugal estuvo hace poco en mi casa. En medio del obligado café me preguntó por qué, de comenzar a escribir sobre temas domésticos y de la vida cotidiana, cada vez con mayor frecuencia abordaba temas políticos, y si eso no me traería problemas.

No era consciente de ese cambio que me señalaba la amiga portuguesa, mi respuesta ante un tema en el que no había reparado, sería la misma que le di a ella sin pensarlo y después de la reflexión que siguió a su despedida. Apenas hago vida social, por lo que mis temas son sobre todo domésticos, recuerdo un texto de Carlos Varela: la política no cabe en la azucarera, con un sentido polisémico, lo tomo como que no cabe porque la desborda. El tema político me salta desde la televisión o el radio, desde una conversación entre conocidos o desconocidos, desde un periódico con el que eventualmente tropiezo. La política ha signado nuestra vida, por lo que ha llegado a ser un tema doméstico, ergo, sigo escribiendo sobre mi vida cotidiana.

 

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , | 3 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.827 seguidores

%d personas les gusta esto: