Publicaciones etiquetadas con: sociedad civil

Aprendizajes

Algunas veces el proceso de democratización cubano me parece más sencillo de como lo veo casi todos los días. Espacio Laical y el Centro Félix Varela, bajo la supervisión de la Iglesia; Temas y sus últimos jueves de público, la revista Criterios y otros espacios académicos parecen tener, si no la fórmula mágica, al menos una idea del cómo. En estos entornos es frecuente escuchar términos como participación ciudadana, empoderamiento de la sociedad civil, pluripartidismo, sistema electoral, términos todos que convergen y se consuman en la democracia.

El gobierno ha optado por la técnica del avestruz, como si con mirar hacia otro lado, los problemas que se debaten en los foros mencionados –y en otros menos convencionales pero igualmente activos-, quedaran resueltos, o mejor, no existieran. Esta actitud es imprescindible para el mantenimiento del poder, pero es irresponsable ignorar que esa activa minoría que se pronuncia en los foros o publica en revistas de breve tirada y menor distribución, es precisamente el grupo de personas que está pensando Cuba.

Por otra parte, el gobierno ha tenido una reacción tardía, pues no es hasta hace muy poco que se escucha hablar en los medios cubanos de sociedad civil, como por ejemplo, haciendo referencia a la intelectualidad artística reunida bajo la UNEAC. Era un término maldito, por haber sido adoptado con larga anterioridad para agrupaciones opositoras, y por tanto no reconocidas, agrupaciones que en cualquier país normal defienden su espacio sin merecer el escarnio del gobierno. Unas organizaciones no pueden de ninguna manera descartar a las otras, en esa exclusión hay implícito una especie de racismo político que resulta tan detestable como otras formas de exclusión.

Esto que acabo de decir, viene muy bien para comentar una iniciativa propuesta por el Observatorio Crítico, para las próximas elecciones, de votar con una D en la columna en blanco, iniciativa que ha recibido muchas críticas. No es una llamada a la insurrección para tomar el poder. Es una iniciativa ciudadana, una más de las muchas y muy variadas que tan necesarias son para el aprendizaje democrático. Es cierto que todas las D irán a la cuenta de las boletas anuladas, pero la presencia de los ciudadanos en el escrutinio de su colegio electoral (aún cuando no vote, si está en el listado de electores, es su derecho por ley), permite conocer los datos de la base. Mientras más ciudadanos tomen esa iniciativa, más interesante será la comparación de esos números con las cifras oficiales. El gobierno también podría publicar en un tabloide de esos que se imprimen para cualquier menester, el resultado de la votación en cada colegio del país, dividido en provincias y municipios, y hasta en circunscripciones, si quisiera ser puntilloso y acallar a los que opinan que el resultado se manipula.

Me pierdo en estos temas en los que pienso tanto y de los que sin embargo me resulta difícil escribir con la concisión que quisiera. Recuerdo a la bloguera Yoani Sánchez en una estación de policía sentada frente a un oficial que le advierte que ella está descalificada para el diálogo. Este funcionario a lo mejor desconoce que llevar un blog personal te hace responsable de ti y de tus opiniones; este funcionario a lo mejor interpretó como interés político el interés en la política. O a lo mejor no pensaba en nada y solo cumplía una orden.

Mi hijo se estrena este curso como estudiante universitario, y en la clase introductoria al Derecho Mercantil, el profesor enfatizó la necesidad de conocer las leyes, los deberes y derechos del ciudadano, y ante la pregunta de quiénes habían leído la Constitución, al menos hojeado, ninguno de los alumnos levantó la mano. La indefensión que supone tal desconocimiento es una alarma respecto al futuro, porque tengo la impresión de que estos jóvenes han sido sometidos a tanta politización que son inmunes a la política, y eso tampoco es bueno.

Estos dos momentos, en un primer vistazo pueden no parecerse, pero tienen que ver con el ejercicio de la ciudadanía como un derecho inmanente. Por lo pronto, le he dejado el pequeño folleto azul de la Constitución a mi hijo en su mesa de noche. No sé si el policía político que regañó a Yoani ya habrá aprendido que en un diálogo ciudadano los interlocutores son elegidos por sus representados. Y que para otorgar o negar derechos está la ley.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

El martes se hizo la presentación oficial de la campaña de recogida de firmas “Por otra Cuba”.  Ya ha sido noticia la represión contra activistas ciudadanos que repartían volantes con la misma información entregada en la Asamblea Nacional del Poder Popular.  A propósito del tema, me parece muy acertada la visión del académico Haroldo Dilla en un trabajo sobre Julian Assange: No me interesa qué filiaciones políticas tienen quienes piden las firmas, ni si sus visiones de la República del futuro coinciden o no con la mía. Solo me interesa que tienen derechos y se les niegan. Dilla además cita a la incómoda Rosa Luxemburgo con su famosa frase: La libertad siempre ha sido y es la libertad para aquellos que piensan diferente.

Yo ya firmé.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , | 3 comentarios

De la virtualidad a la realidad

La historia de un joven cubano que hoy en día es un hombre rico gracias a sus habilidades informáticas, me llegó por trasmano la semana antes pasada a través de un conocido que asistió a una conferencia del empresario Carlos Saladrigas. Este joven me salta de nuevo en las noticias de Café Fuerte por la creación de Yagruma, plataforma de crowdfounding para apoyar proyectos artísticos en la isla. Nuestra iniciativa florece con un “filito” que le den.

Menos pretencioso, pero mucho más abarcador, Revolico.com, a pesar de las dificultades que supone su acceso desde Cuba, es, sin dudas, la página más visitada, luego de Google, las cuentas de correo, Wikipedia y la viral Facebook. El rasgo distintivo es que Revolico es un sitio creado exclusivamente para Cuba. En él podemos encontrar clasificados, permutas, ventas de todo tipo, publicidad de paladares y otros servicios, renta de habitaciones o casas; hasta una sección de búsqueda de pareja.

La popularidad de ese sitio no ha hecho sino crecer; y ahora puedes encontrar en el parabrisas de un automóvil, por debajo de la puerta o tras el acrílico del respaldar de los ómnibus Yutong unos volantes que anuncian a otro sitio: Cubísima.com. Con perfil similar a Revolico pero con el añadido de foros de discusión y otros servicios on line.

Lejos de hacerse la competencia, ambos sitios se han unido. De ahí ha salido sin dudas una plataforma que va a aumentar su influencia en la incipiente vida virtual cubana. De nada servirán los filtros que le pongan: tal como hasta ahora la gente ha accedido a pesar de estar censurado en varios servidores nacionales de internet, seguirán haciéndolo.

En cuanto a las plataformas de ayuda, espero verlas multiplicarse para PYMES (¿Se podrá?) y ¿por qué no?, para muchos proyectos de la sociedad civil, y ese cable fantasma de fibra óptica será un aliado adicional.

 

 

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.816 seguidores

%d personas les gusta esto: