Publicaciones etiquetadas con: trabajo por cuenta propia

Dale la vuelta

Un apartamento ordinario en una tranquila calle de un barrio habanero. Hay que tocar y solo entras si la recomendación que llevas es conocida de la casa. Luego no hay preámbulos, una muchacha te hace pasar a un cuarto del apartamento que ya no es cuarto sino un pequeño almacén organizado y bastante bien surtido tratándose de lo que se trata.
–¿Cuánto cuesta esta cartera?
–Bueno, no sé si le explicaron, pero yo no vendo, yo alquilo.
–¿…?
–Sí, mi licencia es de alquiler de ropa para fiestas. Usted lo que tiene que hacer es dejar el valor de la pieza en fondo. Pasados diez días, si usted no la devuelve, yo le doy de baja en mi inventario.
–¿Diez días, no?
Me voy con mi cartera y con una sonrisa. “Si no lo puedes saltar, dale la vuelta”.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , | 5 comentarios

Una capa de copas en La Habana

Me gustaría no cometer un disparate y ponerme a tono con los tiempos, y en vez de hablar de las capas de la cebolla, decir que cualquier ciudad, cualquier sociedad, semeja también un disco multisistema donde las pistas giran y se reescriben sin que los diferentes archivos se afecten entre sí.

Luego de esta retórica, La Habana hoy en día, es una ciudad cuya decadencia manifiesta se ha travestido en hermosura vintage; turistas con cámaras que un médico cubano no podría comprar con su salario de todo un año, deambulan tomando la foto de un chevrolet´54 por aquí, un derrumbe por allá o una risueña rechoncha y retinta fumadora de tabaco con banda sonora de Chan Chan o Guantanamera.

Otra Habana glamorosa y refinada perfuma el aire acondicionado de nuevos lugares de moda abiertos al calor (la tibieza, que no hay que exagerar) de las reformas raulistas.  Con licencia de restaurantes,  operando en la práctica como bares abiertos hasta el amanecer, la farándula ha encontrado allí un espacio ideal; también gerentes de firmas, exitosos trabajadores privados.  Los extranjeros no hacen mayoría en estos lugares.  Un alegre y despreocupado mujerío sin feas, gordas, viejas o pobres, de un vistazo calculan certeras el valor de sus potenciales acompañantes.

Mi hijo, un muy atendible ejemplar masculino, quedó descalificado en Esencia Habana, uno de estos lugares en el Vedado donde, por una botella de vodka Smirnoff que en una licorería de Miami no cuesta más de veinte dólares, cobran sin sonrojo 63,20 CUC.  Un amigo del Rafa que vive allá vino por cuatro días a la boda de una amiga de su novia.  Era el primer viaje de la novia luego de su salida siendo niña, y se reencontró con sus amiguitas de infancia, casi todas estudiantes universitarias, y ellas propusieron el lugar.  Rafa era el raro con su atuendo informal entre aquellas camisas de manga larga por dentro del pantalón, los zapatos de vestir y los vestidos de pasarela. Las muchachas bailaban al ritmo de Justin Bieber, Pitbull o Gente D´Zona, mientras hacían boquitas ante los iPhone y Samsung de última generación cuya única ventaja en Cuba es el flash. Mi hijo sintió la segregación, pero no le importó porque él y su amigo tenían montón de cosas para conversar.

Al día siguiente quedaron en encontrarse de nuevo, esta vez para un lugar más tranquilo, pero según el consejo de las amigas de la novia, llegaron a Espacios, otro de estos lugares de la moda “miky”.  El Rafa se despidió al rato: –Asere, esto no es lo mío.  Voy echando–. El socio lo entendió y yo, que me critiquen los que van por la vida con el lujo por aspiración, me sentí muy a gusto con la idea de que, en el reescribible de La Habana, mi hijo esté en la carpeta de los raros.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , | 9 comentarios

Canto de cisne

El jueves el 3D Adrenalina terminó de instalar una vistosa marquesina como la de los cines de antes; dos días después se enteraban por el periódico que no podrían mantenerse abiertos ni hasta este fin de semana. Los de Adrenalina decidieron abrir esa noche del viernes. Como Scarlett O´hara lo pensarían mañana. Por teléfono confirmaron que solo ellos y un 3D en Alamar ofrecerían funciones luego de la prohibición vía nota periodística. El de Alamar se dispuso a esperar a que fueran las autoridades a cerrárselo. Un matrimonio de la barriada de Lawton estaba desesperado porque planearon la apertura de su 3D precisamente para el viernes del cierre y no pudieron siquiera recuperar una ínfima parte de la inversión.

La medida, era una guerra avisada. La razón, obviando la socorrida inexistencia del permiso para ejercer dicha actividad, está en la política cultural de la Revolución, según la cual se debe educar y cultivar a nuestro pueblo con espectáculos que eleven su sensibilidad y acervo cultural, etcétera, etcétera, etcétera. Dicho así, no parece tan terrible, pero es sospechoso que la televisión estatal y única, ofrece cada “productos” que uno se pregunta quién aprueba ciertos guiones y destina presupuesto para programas inolvidables por espantosos. Esa misma televisión nos tiene al tanto de las maravillas Made in Bollywood y hay cada enlatados, recuerdo uno sudcoreano que pretendía ser una comedia; debe ser que el humor nuestro no tiene que ver con ellos, lo cual explica que el noticiero de la televisión norcoreana me resulte hilarante; luego entonces la política cultural de la Revolución tiene diferentes unidades de medida.

Muchas personas con la aparición de estos cines particulares vio la posibilidad de recuperar el gusto por ir a ver una película más allá de la pantalla casera. Salvo el Chaplin, la Cinemateca y acaso algún otro cine del circuito de la calle 23, los muy mermados cines sobrevivientes en la debacle nacional exhiben su abandono con butacas raídas (cuidado con las alimañas), aire acondicionado deficiente (si todavía tienen), equipos de proyección y audio en mal estado, todo lo que hace de una visita al cine algo muy alejado de una experiencia placentera. Así que la recuperación del gusto, tendrá que esperar.

La perla, para el final. Una conversación de vecinas a propósito de ver a los alicaídos ya sin adrenalina que cantar, desmontando su marquesina. Una decía a la otra: –Sabes que pasa, que en algunos lugares de esos, le han puesto pornografía a los niños. La otra mujer asentía impresionada, pues la más joven, que llevaba la voz cantante, hablaba con mucho convencimiento. Pero no fue suficiente y remató confidencial refiriéndose a las salas de juego de computadoras en red: –De buena tinta me han dicho que los siquiátricos están llenos de muchachos loquitos por jugar esas cosas. Tanta bobería condensada me colmó la paciencia y en mi mejor modo de dije que no repitiera esas cosas sin fundamento, que parecía un argumento del gobierno para rodear de un ambiente malsano estos lugares. La mujer negaba con las manos y con la cabeza y se apuró a decir: –No no, ¿yo?, gobierno?, ¡qué gobierno si yo acabo de anotarme en el bombo por tercera vez!

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Sentido (común) y sensibilidad

3DSCN9889Los contratiempos de Estado de Sats parece que se convertirán en cotidianos: apócrifos mensajes desalentadores, operativo intimidatorio, detenciones innecesarias. Pretenden rendir el espacio por falta de quórum, pero mi impresión es que Estado de Sats apareció para quedarse, satisface una necesidad que no provee ningún espacio institucional, por muy abierto que pretenda ser.

Invitada a hablar sobre trabajo por cuenta propia, compartí el panel presentado por Antonio Rodiles con el periodista Orlando Freire y con Antonio Ocampo y Francisco Valido, gastronómico y transportista privados respectivamente. Creí que mi incursión como “experta” en el tema me depararía nerviosismo, pero de eso nada. Un ambiente distendido conectó por más de dos horas a los presentes. Preguntas, opiniones, risas, y al final, más preguntas y muchas felicitaciones. Tuve la alegría de conocer en persona a una cubana que vive en España a la que ya conocía virtualmente. Todo hubiera estado muy bien de no ser porque a varias personas se les impidió llegar.

En casa, luego del almuerzo, la emprendí con (o contra) la cocina. Una limpieza minuciosa, de las que no se hacen todos los días, para poner el ego en su sitio, para recordarme que no se trata de hablar bien en un panel, que sigo siendo una ciudadana más.

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , | 3 comentarios

La guerra de los mundos

guerra-mundos

Libre empresa es un término que no se menciona en el nuevo proceso de “actualización del modelo”, pero a “los factores” solo hay que darles un filito para construir su socialismo propio ya que el frankenstein de socialismo que según dicen se está construyendo en Cuba, parece demorar. Hay algunos recién empresarios que van en serio.

El cine en tercera dimensión ha aparecido, con unos precios que pareciera que no van a encontrar clientela, pero sí; una ciudad de dos millones de habitantes tiene varios cientos de felices ciudadanos que no necesitan contabilizar gastos a fin de mes.

Preguntando por la dirección de un amigo, me indicaron una puerta al fondo de una agradable terraza acondicionada como bar de tapas. Traspasar aquella puerta fue como entrar en un mundo paralelo. El local está montado con las mejores condiciones, incluso en un detalle “pacotillero”, el menú y la cuenta los presentan en iPad. Total, el iPad al llegar a la caja tiene que ser transcrito porque la tecnología no llega hasta ahí, pero el efecto sobre el cliente es demoledor.

Una popular cafetería hizo pegatinas para los automóviles; el que volviera con la pegatina en el parabrisas, recibía un descuento. Dichas pegatinas según me han dicho se mandaron a retirar pues no permiten publicidad para establecimientos particulares. Por decisión propia o con el conocimiento de lo que le había pasado a los de la cafetería, algún avispado se hizo de un altoparlante y hace publicidad desde un almendrón impecable, ¿de qué?, de exhibiciones de cine en 3D con matinée en tarifa reducida para el cine infantil. Así que a los del iPad les ha salido competencia.

El invento, “la lucha”, la iniciativa hasta ahora proscrita. Ese es el verdadero mundo paralelo.

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , | 5 comentarios

Del …ajo

Una sola intervención fue aplaudida en el último jueves de la revista Temas. Correspondió al joven ingeniero Carlos Fernández-Aballí Altamirano, profesor de la CUJAE. Este joven expuso su experiencia –más bien su mala experiencia– como “cuentapropista” en la elaboración de ajo deshidratado. Esto en un primer momento me hizo sonreír, pero luego de su exposición, me acerqué a Carlos. Locuaz  y apasionado, enseguida se nota que es una inteligencia creativa. Opina que las modernas tecnologías muchas veces se pretenden implementar en el subdesarrollo como si existieran las condiciones ideales del Primer Mundo. Hacerlas potables para un entorno como el nuestro parece ser su inspiración.

Fernández-Aballí tiene 28 años y obtuvo su doctorado en Bristol, Inglaterra. Todavía como estudiante ganó dos premios internacionales, y un tercero, ya en Cuba, le facilitó financiación de la Agencia Española de Cooperación Iberoamericana para la construcción de 100 viviendas utilizando cáscara de arroz entre los materiales. No soy capaz de repetir la explicación técnica de las ventajas de la cáscara de arroz, pero fue convincente. Ese proyecto fracasó pues las autoridades del municipio donde se edificarían las viviendas nunca respondieron la propuesta. Sin embargo este muchacho no es de los que se amilana. Hizo el estudio de factibilidad, sobre todo teniendo en cuenta lo que cuesta la importación de polvo de ajo para uso culinario, y con otros dos amigos, le “metieron mano” a la producción de ajo deshidratado, granulado o en polvo.

La producción ha sido un éxito. El producto cumple los requisitos higiénicos y de calidad, pero cuando le pregunté dónde se comercializa, Carlos me sorprendió con que no han podido ponerlo a la venta en los agromercados, a pesar de que el precio es asequible y la presentación atractiva, porque –no existe la plaza radicada para esa venta—. Ya en ese momento, un maletín que había llevado lleno de muestras para regalar, estaba vacío.

Mientras haya personas como estas, no habrá nada perdido. Recuerden ese nombre.

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , | 9 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.946 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: