Publicaciones etiquetadas con: tradiciones

Halloween y proletkultura

Brujas 37Ha sido llamativa la aparición de brujitas, calabazas y gatos negros en los negocios privados; en el 3D Adrenalina, el que está cerca de casa, hubo competencia de disfraces para la función de medianoche. Parece que tanto auge ha hecho caer la fiesta de Halloween en la mira de la crítica oficial. El carácter foráneo de su origen, su contenido altamente comercializado y por ende, su incidencia en el bolsillo familiar, son las bazas del trabajo del periodista Raúl Menchaca de Radio Reloj.  De tradiciones foráneas estamos hechos los cubanos, que de atenernos a lo más raigal, cogeríamos tremendo mareo saltando en un areíto y dándole duro a la cohoba.  El periodista es muy joven o tiene muy mala memoria, porque “tradición” fue también llevar el ramo de la novia al busto de Mella frente a la Universidad, una tradición que llegó y se fue junto con el grito de ¡Hurra!  que rodilla en tierra daban nuestros jóvenes cuando aquellas graduaciones masivas en la Plaza de la Revolución y alguna otra tradición eslava que ya he olvidado;   padece amnesia reciente por la muy norteamericana tradición de las cintas amarillas, que a diferencia de esta noche de brujas, estuvo promocionada, financiada e impuesta por el gobierno.

El mencionado periodista apela a nuestra idiosincrasia para descalificar una iniciativa privada que de seguro no afecta el bolsillo de los “afectados”.  Una decisión personal que se ataca, según lo veo, porque corresponde con ese sector en expansión que no depende del Estado, y una mala idea trae otra, y otra, y otra más, y cuando vienes a ver…

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , | 16 comentarios

Incienso y mirra

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Disfrutando ayer mi café mañanero, el bullicio de los niños me recordó que era mañana de Reyes. Hace rato pasé ese sofocón en el que mi marido y yo nos metimos, por revivir para nuestro hijo esa fecha. Memorable en mi caso, pues creí en los Reyes bastante tiempo, y añorada por mi marido, que de tan pobre, pronto supo que no existían. En el caso de Rafael, la maestra en segundo grado se encargó de cortar en seco la ilusión para toda el aula.

Los niños ayer andaban con juguetes nuevos, pero sin agradecerlos a Melchor, Gaspar o Baltasar. Papis pudientes regalaron Xbox, autos de batería, bicicletas y por ahí para abajo hasta llegar a las socorridas pelotas o las seudo Barbies del Todo x 1.

Comprar juguetes desde que desaparecieron el básico, el no básico, el adicional y hasta los juguetes mismos por una época, es una complicación en divisas, a no ser por el plástico merolico, de donde salen carritos o muebles para la muñeca, y por algunos juguetes de lenta circulación en CUC que pasan a venderse en moneda nacional. Sin embargo, en estos días, en las tiendas de juguetes se podían ver niños escogiendo sus regalos y llevándoselos a casa, sobre todo en vísperas del día 6,

¿Pero, y los Reyes? Esos señores fueron desterrados junto con la Virgen y el ratón Mickey cuando íbamos a construir el comunismo.

Volvió Mickey en los muñequitos pirateados del Disney Channel, volvió la Virgen, tan invocada por los ateos en los últimos tiempos; hasta el nacimiento del hijo de la Virgen tiene su feriado como una concesión al Papa Juan Pablo; En cambio, la estrella de Belén ahora resulta que fue una científica supernova.

Los Reyes Magos han pasado a ser una especie de leyenda urbana. Se habla de una cabalgata de Reyes hace unos años, dicen por ahí que este año aparecieron en algunos lugares de la ciudad. No creo que la prohibición venga de Santa Claus, ese gordito omnipresente desde que la navidad dejó de ser diversionismo ideológico, pero los Reyes Magos hacen su magia en la clandestinidad, pues en el esfuerzo por disiparlos se inventó un Día de los Niños, a muchos meses del seis de enero.

Travestidas, las viejas tradiciones asoman, pero sin el encanto de la hierba y el agua para los camellos.

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , | 18 comentarios

LML en LJC (27)

Para Harold por Cultura, identidad y cubanía

Otro posteo que me gusta y que hubiera dado tres posteos independientes. Soy cubana, pero no vivo en una ostra, este es el siglo de la globalización, si nos fijamos, las fronteras políticas lo único que han traído es guerras. Me gusta la pelota, me gusta la música cubana, soy tremenda bailadora, adoro el café y la carne de puerco, pero también me encanta el fútbol, el rock, las series americanas y el Rioja. ¿Eso me hace menos cubana? Lezama conocía perfectamente la cultura grecolatina, era un erudito en la poesía norteamericana, parecía un extraterrestre, pero ¿alguien duda de su intensa cubanía?

Abandonar el país no borra las señas de identidad, en muchos casos las refuerza. No es que los cubanos vivan en ghettos aferrados a un país que ya no existe si no en su recuerdo, es que hay algo inmanente que se manifiesta en ciertas comidas, celebraciones, costumbres. En el otro extremo, fracasó una pretendida “tradición proletaria” de llevar el ramo de la recién casada a un monumento; calco de la URSS donde todas las familias contaban con un muerto en la guerra, por lo que el homenaje era personal. Y es que la identidad no se decreta: sucede.

Sospecho de todo el que reclame para sí el patriotismo total. La enseñanza de la Historia de Cuba ha contribuido a crear una confusión dañina. Todo será puesto en su lugar.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , | 9 comentarios

Blog de WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.849 seguidores

%d personas les gusta esto: