Publicaciones etiquetadas con: Venezuela

Ecos

Mi amiga Ana vivió la muerte de Chávez como la de un familiar: con lágrimas, sin poner música. Habla de él y se le quiebra la voz. Ni siquiera sabe explicarme el origen de tanta devoción, pero estuvo pendiente por Telesur de todos los detalles. Como para ella el tema es muy emocional, no fue hasta hace dos días que le pregunté qué le habían parecido las elecciones venezolanas y su opinión me dejó fría:

–Yo no hubiera votado por ninguno de los dos. El Capriles será de la ultraderecha, pero no sé qué le vio Chávez a Maduro. Alguien debía recomendarle que lea los discursos, porque sabe hablar, ¡lo que no sabe es callarse!

Algo parecido, pero con menor concisión y contundencia, le había escuchado a mi vecino Tomás, que apenado le comentaba a una visita: –Maduro es muy trabajador, pero no tiene el carisma de Chávez.

Mi mamá, con sus 96 años mantiene su lucidez y su observación coincide con muchas que podían recogerse durante la campaña presidencial venezolana: –Lo peor que hace es tratar de imitarlo (a Chávez).

También he escuchado comentarios cínicos, de algunos que detestan a Maduro con displicencia, pero detestan más aun los apagones de que nos salvamos los cubanos, al menos por los próximos tres años.

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , | 5 comentarios

Antes de Ginebra

Esta semana de comicios en Venezuela mi única fuente de noticias fue Telesur y la prensa cubana.  El villano Capriles con llamados a la violencia, las víctimas exclusivamente chavistas, (pero solo hablan de un carpintero, no hay más nombres ni datos), Maduro con denuncias de golpe de estado y atentados.  No dudo que la situación en Venezuela sea en este momento extremadamente volátil, pero los analistas que vi eluden el hecho de que Maduro es el presidente electo por la mitad de los votantes, han olvidado la cobertura que dieron en las elecciones mexicanas al circo que López Obrador armó –y pudo armar—en la plaza del Zócalo al no reconocer la victoria de Calderón.  Los analistas tampoco comentan la actitud cuasi dictatorial del recién electo Maduro respecto a las protestas organizadas por la oposición: –No lo voy a permitir!–  Nadie me lo contó, lo vi por Telesur en directo, como si la mitad contraria no existiera, pero sobre todo, como si la democracia no existiera ya en Venezuela.  Seguir el proceso venezolano confirma mi idea de lo necesario de estar informado, de lo subversiva que resulta la información y de que el gobierno cubano tratará de retener su control mientras le sea posible, por lo que quiero poner en evidencia esa manipulación de un Derecho Humano de esos recogidos en una carta internacional y que se discuten en Ginebra con la asistencia de una delegación oficial.

Categorías: Política | Etiquetas: , , , , , | 14 comentarios

Efecto indirecto

TeleSUR_Logo

La campaña presidencial de Venezuela me llega en “indirecto” por la ventana de mi cuarto, colindante con la ventana de mi vecino Tomás debajo de la que tiene su televisor.  Tomás sigue por Telesur los pormenores de la agitada campaña; truena contra Capriles, quien es para él poco menos que un delincuente, y trina con el hijo de un precocísimo Chávez.  En estos días evito detener mucho tiempo el selector en el canal 15, ya se me ha pasado la extrañeza ante tantas noticias e imágenes, y me molesta la excesiva propaganda; aunque  por cierto, poco o nada ha aprendido la televisión cubana de la multinacional en todos los años en que Telesur apenas era un programa de tres horas de contenido filtrado.  Pero además de la devoción por el “candidato de la patria”, mi vecino Tomás puede ver –si quisiera verlo– cómo en Venezuela se elige entre varios candidatos a la presidencia, como los contrincantes de la oposición tienen la posibilidad de hacer proselitismo, y quien dice mi vecino, dice cualquiera,  puede concluir que en Venezuela la democracia será frágil, pero existe, algo novedoso para la mayoría de nuestra población, nacida luego de 1959.

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , | 10 comentarios

La credibilidad

Foto tomada de internet

Foto tomada de internet

No es tema de mi blog tratar asuntos de otros países, pero el destino de Venezuela se encuentra tan imbricado con el nuestro, que me detengo. Años de aprender granmática enseñan que si existiera una sola imagen publicable del presidente venezolano, ya habría sido publicada, sobre todo, luego de la oportunidad que sirvió El País. Chávez se muere de las complicaciones derivadas de su enfermedad, no hay que ser médico para saber que las metástasis no remiten. Los que gobiernan en su nombre lo han manipulado sin vergüenza para alzarlo como Jesús y ser los apóstoles. Y yo me pregunto cómo se sentirán los venezolanos, incluidos los seguidores que tiene el presidente, cuando se constate la farsa de recuperación en la que se ha jugado con el sentimiento del pueblo; su propia familia, con el doble dolor de la pérdida inminente y la manipulación. No me parece que esta feria a sus expensas, sea lo que él hubiera querido. No me lo parece sobre todo del último Chávez, mucho más sensible por la conciencia de su gravedad.

El presidente gobernó en mayoría y ganó sus elecciones. Pero la validación política de los actuales “hombres duros” de Venezuela es endeble. Cuando llegue el momento, ¿qué credibilidad le quedará a Nicolás Maduro, a Elías Jaua, a Diosdado Cabello? Eso, de cara a la población, puede ser muy grave. Porque fueron ellos, no un médico, no un familiar, los que dieron noticias alentadoras, mientras en La Habana se asistía al enfermo en fase terminal. ¿Confiará el pueblo venezolano en estos funcionarios que mantuvieron en secreto la real condición de su presidente? Es tan innegable el descrédito que he llegado en la conspiranoia a elucubrar si no será una movida para sacarlos del juego y dar espacio a otras figuras menos visibles (pero más oportunas) del chavismo, y todo eso, sin parecerlo.

Se alegará la Razón de Estado, pero la fisura está ahí. Algo me ha quedado claro en estos dos meses de ausencia de Chávez: por mucho que lo invoquen, ninguno de sus acólitos es Chávez.

 

Categorías: Política | Etiquetas: , , , , | 15 comentarios

La pequeña ilusión

Sin el olfato de su hermano para aprovechar cualquier circunstancia y dejarse mimar por la prensa dócil, el presidente Raúl Castro es hombre de gabinete, no dado a robar cámara. Pero al parecer, nadie le susurró al oído que en el caso de Sandy, había que acudir con prisa y sin pausa al Oriente cubano, y debían quedar en privado las visitas luctuosas, puesto que la prioridad son los vivos, desvalidos en medio de tanta desolación. Quien se informe como una gran parte de los cubanos, a través del noticiero de televisión, habrá notado que recibió más tiempo en pantalla la visita del General-Presidente a los cementerios de Santa Ifigenia y el Segundo Frente, que su paso por el barrio de San Pedrito o el Parque Céspedes en Santiago de Cuba. Acostumbrados a medio siglo de ubicuidad fidélica, los comentarios por la demora presidencial, y las comparaciones entre los hermanos gobernantes, se escuchaban por la calle sin tener que afinar demasiado el oído.

Sin afinar el oído tampoco, se percibe que las elecciones en Estados Unidos despertaron mayor interés que las propias. Las venezolanas fueron seguidas casi como una final Madrid-Barca; algunos por el temor de volver a los apagones, otros por la curiosidad de  que a Chávez le saliera un contrincante que lo sofocó, otros, por soñar que Capriles se ceñiría la banda presidencial; muchos, por notar que la democracia en Venezuela es diferente a “la democracia que defendemos”. Y no es que las elecciones norteamericanas generaran interés extraordinario, pero es que las cubanas habrían transcurrido en un bostezo de no ser por el inclemente Sandy.

De vuelta con la contienda Obama–Romney; contagiada por los analistas de esquina, creo que el demócrata, ya en su segundo mandato, podría poner en zugzguang a nuestro gobierno con el levantamiento del Embargo y de la Ley de Ajuste, y la propuesta de normalización de las relaciones. Pero, en todo caso, Cuba no será una prioridad, y no debemos esperar que otro resuelva nuestros problemas si no somos capaces de resolverlos por nosotros mismos.  Hablando como los locos, la denuncia del Minrex contra la injerencia en asuntos internos de la Sección de Intereses norteamericanos, podría ser una cuerda para tensar las ¿relaciones? de ambos gobiernos, no vaya a ser que a Obama se le ablande el corazón y decida levantar el Embargo, que tanto ha servido para justificar la ineficiencia y la mala administración,

No me gusta el sistema electoral norteamericano, no me gusta que en la práctica las elecciones se diriman entre dos partidos, ni me gusta el complicado sistema de votos compromisarios, pero la ilusión de votar por el presidente, en nuestro caso es una ilusión literal, porque entre comisiones de candidatura que el ciudadano desconoce cómo ni quién las elige, solo queda revisar la prensa luego de las elecciones para ver las cabecitas de los designados en virtud de una candidatura cerrada y una presidencia sabida de antemano. Si acaso, saber si fulano fue electo con tal o cual porciento…, si acaso.

Dejo diferida la ilusión de creer que mi voto cuenta, porque estoy segura de que en el futuro, para elegir a mi presidente, contará.

Categorías: Política | Etiquetas: , , , , , , , | 16 comentarios

Blog de WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.815 seguidores

%d personas les gusta esto: