Espíritu deportivo

¡BRONCA, BRONCA! Era el grito de los que pasaban a la carrera detrás de las niñas del polo acuático y sóftbol. Se sumaron los curiosos de siempre. La acción empezó en la cola del comedor a la hora de la comida, pero las ofensas habían sido temprano. Las encargadas de servir se retiraron hacia la cocina cuando una de ellas trató de apaciguar los ánimos y fue ripostada con el contenido de un cubo de desperdicios. Como en los huracanes pasó el ojo que sirvió para buscar en los albergues implementos idóneos para armarse: bates, pelotas, tubos de literas desarmadas a la carrera como sucedáneos. No faltaron los “precavidos” armados de machetes, cuchillos y abridores. La noche era fría y los encargados del orden no habían aparecido. Cuando aparecieron (de doce que debían estar de guardia, había cinco), lo que había empezado siendo una riña estaba fuera de control, una auténtica batalla campal sin contornos, rienda suelta a la violencia, a los instintos. Con la llegada de las fuerzas del orden quedaron reducidos los últimos belicosos y belicosas, como se dice ahora como si el respeto por el género dependiera de una letra. El conteo de los lesionados no se dijo, pero hubo bastantes; una curiosa de ocho años salió golpeada por accidente, muchas contusiones, algunas fracturas, algunas cortaduras.

Esto fue el jueves pasado. Al día siguiente estaban allí el Presidente del Poder Popular en la Ciudad y otras personalidades, y una larga hilera de autos de la PNR y de Prevención y por supuesto todos los directivos del INDER vinculados con la EIDE Mártires de Barbados, escuela insignia del deporte cubano. Hubo una reunión de padres el sábado para explicar los hechos. La versión que les conté me la dio mi hijo que estudia allí. La versión oficial minimiza el asunto: grave indisciplina sin graves consecuencias, cuarenta bajas docentes y deportivas, sanciones al personal responsable, (en la reunión se mencionó de pasada una botella de ron), tomaremos medidas para que tales hechos no se repitan. No nos temblará la mano para aplicar la disciplina.

Los padres preocupados nos preguntamos cómo van a controlar a 1300 niños y adolescentes competitivos y saludables, cualidades temibles cuando se les une el sexismo y los didácticos consejos de casa como: -Si te empujan, tú coge un palo y méteselo por la cabeza. Por lo pronto se harán requisas, y se prohíbe llevar comida de la casa, esto fue sustentado con un argumento médico, y sanitario, mi lectura es que se elimina una causal de robo y la necesidad de abridores y cuchillos. Las guardias se reforzarán con personal dirigente del INDER y hasta se recogieron firmas entre los padres para contribuir con la disciplina de la escuela. Estoy muy preocupada por todo lo que no he escrito.

Categorías: Sociedad | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: