Cuba y su futuro: un panel incompleto

El sábado dejé a un lado los enredos en mi casa que parecen no tener fin, para no perderme el panel Cuba y su futuro, auspiciado por el espacio digital Estado de Sats.  El panel estaba integrado por la economista Karina Gálvez, Yoani Sánches como conocedora de los medios digitales, Wilfredo Vallín como jurista, pero el nombre que me decidió a viajar hasta Miramar en una ruta 179 atestada de ruidosos muchachos en plan de playa fue el del politólogo Pedro Campos.  Iba con la sensación de que sería testigo un hecho inédito y necesario: La confluencia de opiniones diferentes con amplitud y respeto; el convencimiento de que la solución para Cuba no está en manos de un grupo determinado por pautas oficiales.

No puedo decir que fui en vano. Escuché opiniones muy atinadas, conocí personas interesantes, pero me quedé sin poder oir a Karina, retenida por tres horas en un unidad policial en Pinar del Río cuando se disponía a viajar a La Habana, y a Campos, que se disculpó de asistir por asuntos personales.

Presiones.  Presiones de distinta índole, pero presiones al fin.  Pero tengo confianza de que ese diálogo ciudadano se producirá abiertamente, aun sin la aprobación del gobierno.  Es un imperativo de la situación cubana, y los que duden deberían consultar los emplovados manuales de economía política. O asomar la cabeza por la ventanilla.

 

Categorías: Sociedad | 3 comentarios

Navegador de artículos

3 pensamientos en “Cuba y su futuro: un panel incompleto

  1. CUBA SERA “CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS” ME GUSTA TU POST, REGINA. UN ABRAZO

  2. Es una pena que dos integrantes del panel no hayan asistido por las razones que expones, Regina.
    Así funciona el sistema: presiones y represión.

  3. Regina ví el video gracias a que me enteré por su blog, pero me ha dejado traumatizado porque me enteré gracias a Vallin de que ya no soy cubano y esto me hace relexionar lo siguiente, sí exacto, como las reflexiiones del mozalbete ese de allá :
    Si usted es ciudadano cubano y termina yéndose por el hambre que le hacen pasar los Castro.
    Cuando llega a la yuma le matan el hambre y se hace ciudadano pero pierde su ciudadanía cubana porque la doble nacionalidad no existe en Cuba.
    Cuando regresa de turista a Cuba tiene que sacar un pasaporte cubano que le cuesta 433 dolares que es el sueldo de dos años de trabajo de un cubano en la isla aún cuando ya usted dejó de ser cubano por no presentación.
    Esto de hecho constituye en el alquiler de un pasaporte extranjero para usarlo por una o dos semanas de vacaciones, pero tiene que pagarlo para un período de seis años que es cuando caduca.
    Cuando llega a Cuba lo tratan como todo un rey a diferencia de cuando vivía allá y era ciudadano cubano y lo trataban como todo un perro.
    Como lógica conclusión de todo esto se infiere que :
    Los imperialistas yankees son unos asesinos porque mataron su hambre con la cual usted había convivido por tanto tiempo.
    Pero a su vez cuando es cubano por alquiler de ciudadanía lo tratan mejor que cuando es cubano.
    Que no es ni justo ni correcto debería ser lo contrario, cuando usted es cubano debe ser mejor tratado que cuando es cubano por alquiler de ciudadanía.
    Aasí que podría concluir que mientras más cubano se es menos cubano se es, y viceversa mientras menos cubano es más cubano es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: