Real, sí. Maravilloso, bueno, no tanto

Esta foto fue tomada enel vestíbulo del salón de operaciones del hospital Luis de la Puente Uceda en la Víbora.

 

 

Categorías: Sociedad | 5 comentarios

Navegador de artículos

5 pensamientos en “Real, sí. Maravilloso, bueno, no tanto

  1. Amauris Samartino

    Jajajaja, bueno esto a mi no me sorprende, cuando yo trabajaba en el policlinico comunitario de Guaro Mayari, las enfermeras y en especial la esposa del director vendian cosas de todos para ninos, asi que cuando veian llegar a una embarazada en su ultimas semanas le iban como plaga, no para atenderles, era para proponerle y mostrarle todo lo que tenian a la vente, todo para hacer una historia.

    Dr. Amauris Samartino

  2. El Lapón Libre

    Yo diría, no sin cierta cruel ironía, que de carne a carne no va nada. Simplemente patético.

  3. Miami MR2

    Whoa! Eso significa que an llegado pacientes?

  4. Ojalá no ocupen el salón de operaciones para descuartizar el puerco, tal como contaban que en un policlínico del Cerro usaban el autoclave para tostar pan!!!

  5. sergito

    jajajaja, esto es tremendo!, y lo que ya me parece rarísimo es que dice al final “en el comedor hay un letrero con los que NO LES TOCA Y EL POR QUÉ”, qué cojones es eso???, quién vende la carne???, el hospital?, un particular?, si es un particular, cómo es que se da el lujo de seleccionar quién le compra y a quién “no le toca y el por qué”, no quedamos que eso era un método asqueroso y prepotente del gobierno cubano????, decidir qué recibe la gente y qué cantidad?, también lo están aplicando los particulares????dios mío…, muy fuerte todo esto….
    PD: para cuándo una serie o una peli sobre la realidad de cuba!!!?; jajajaja, con esas historias que son de un humor negro que da pánico!, jajajaja, candela!, no dudo que más de un cadáver fresquito no reclamado haya sido vendido como carne de cerdo, jajajaja, o unas buenas morcillitas con los intestinos y sangre de alguien, o un higadito, jaaaaaajaaja, mira, ahí lo tienen, un buen guión!, un trabajador de la morgue de una ciudad cubana, que prepara sus higaditos, sus morcillitas, sus fileticos, y se los da al hijo pa que los venda en un puesto y así ir sobreviviendo…, jajajaja, hay un corto con una idea parecida, se llama croquetas de ave, creo…, pero desde luego si se hurga un poquito algo más espeluznante aparecerá, jajajajajajaja, qué miedo!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: