ORACIÓN CIVIL POR LAURA POLLÁN

Cortesía de Rafael Alcides para Malaletra

Por ti no puedo pedir, Laura Pollán, que descanses en paz como se hace con los muertos corrientes, porque tú no descansarías en paz.

Por el contrario.

Polen depositado por el viento en plazas y calles en esta nueva forma de vida que para ti comienza, con más bríos que nunca irás ahora por los días repitiéndote, multiplicada con tus Damas de Blanco de la gloria hasta hacer de tu país una isla de Lauras, como ya lo recuerda, y lo celebra — por Dios lo juro, lo he visto- el nuevo día que ya llega, que está ahí: empujando la puerta.

Deshacerse de tu cadáver en el acto, fue, por eso, la orden. Quemarlo enseguida. No permitirle, de ningún modo, el adiós, el beso y la mano sobre el ataúd de quienes te seguirán aplaudiendo al sentirte pasar invisible por las calles haciendo volar faldas y gorras en lo adelante.

Y cuando al fin de allá arriba llegó la muy meditada autorización, no fue por piedad ni tampoco por decencia, fue, Laura, amenazados por una bomba nuclear llamada Berta Soler, pero el adiós obtenido, ese adiós de toda la noche y parte del día que al difunto corriente corresponde, para ti venía reducido a dos horas a partir de la medianoche, y esto avisado ya con la medianoche encima, cuando el transporte ha muerto, la ciudad se ha apagado y el mundo duerme.

Qué pavor Laura Pollán. Qué terror supersticioso. Qué nerviosismo tan grande. Los asustas como Agramonte a los españoles, que habrían quemado a aquel hijo del Camagüey –según un descuidado pero emocionado poema de mis días escolares–, porque, aún después de muerto, su cadáver daba susto a los soldados del Rey.

Pero Agramonte iba a caballo, Laura, Agramonte iba armado de machete y tercerola, cortando cabezas al galope con entusiasmo de libertador, pudiendo esconderse en el monte con su columna si el enemigo le superara en número o en el combate se hubiera quedado él sin municiones. .

Y tú, Laura, ibas a pie. A pie con tus Damas de Blanco de la leyenda por las calles de La Habana, a pie y sin un jardincito a lo largo del camino donde guarecerse de garras, de colmillos, piedras e insultos. E iban a orar, no a matar. A orar. A orar por los presos políticos, primero, y después a pedir por Cuba, portando, como arma de reglamento, frente a la desenfrenada jauría de repente sacada de un sombrero, un humilde gladiolo.

Sin desdeñar a Agramonte (¡Dios me libre!), hoy me quedo contigo, Laura Pollán. Contigo y tus Damas de Blanco por la paz.

Amén.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , | 13 comentarios

Navegador de artículos

13 pensamientos en “ORACIÓN CIVIL POR LAURA POLLÁN

  1. Hermoso
    hermoso
    hermoso.
    Aprieta al corazón y hace crecer el alma.

  2. Como a Agramonte, El Mayor…
    “…y su cadáver augusto quemaron en Camagüey
    porque el muerto daba susto a los soldados del rey”.

    Así es Laura Pollán, que aún muerta asusta a los asesinos castristas.

  3. Raul Fernandez

    Mis felicitacuiones, Excelente,

  4. alberto padilla

    Señores Laura fue asesinada, le inocularon el virus y una ve z en el hospital todo fue cuestión de tiempo. ASESINOS.

  5. Faro

    Excelente, Regina, te felicito…Recoges el sentir de muchos cubanos.

  6. Ernesto en Miami.

    Excelente Regina, Laura será ejemplo, imagen viva, recuerdo, inspiración y sobre la fuerza arrolladora que mantendrá viva el ansia de Libertad de los cubanos dentro y fuera de la isla amada.

  7. Hermoso Regina, como bien evocas Laura yace en el viento, en las piedras, en el clamor de lucha de su pueblo ávido de libertad, Laura ya es inmanente, espíritu puro que inspirará a generaciones enteras de cubanos y cubanas.

  8. Carlos Yllobre

    Muy bonito homenaje Regina, felicita a tu marido de parte de todos los cubanos que deseamos una Patria de derecho, LA PATRIA DE DONDE QUEPAMOS TODOS LOS CUBANOS, LA PATRIA DE TODOS.
    Un Abrazo

  9. Y porque cremaron su cuerpo? Con eso se perdió toda la oportunidad de investigar bien la causa de su muerte.

    Ya no podemos decir que la asesinaron, no existe ninguna prueba de ello ni se puede conseguir con sus cenizas, lo peor que hicieron fue cremarla

  10. elisabeth

    Si su muerte fue provocada o no por el regimen puede que nunca se sepa.
    De lo que no cabe duda es que no la dejaron vivir tranquila ni expresar sus convicciones en libertad.
    Para mi eso es suficiente.

  11. Andrea

    Como que se me alivia un poco el alma leyendo este hermoso escrito. Que cuando el dolor es por muchos compartido, esa oración a todos reconforta… Nunca crucé pasos con Laurita, y sin embargo, por esas extrañas cosas de la vida, se me hace madre, hermana, amiga…Que equivocación de cálculo la de sus matadores, que no alcanzaron a ver la luz que irradian algunos muertos…Ellos, repulsivos, empeñados en tejer muerte en las sombras, y ella noble y luminosa, faro que al pescador, le anuncia puerto…

  12. sergito

    siento tanta verguenza de ser cubano…, cuándo acabará toda esta pesadilla…?, es tan triste todo esto…

  13. Regina, recibid hoy como siempre nuestro apoyo y nuestra simpatía desde esta tierra donde también existieron personajes, como el Cid o nuestro más cercano Miguel Ángel Blanco, que libraron con éxito batallas después de muertos. Abrazos para ti y para Rafael.

    Voy a colgar vuestro post en mi muro de facebook, si no te importa, para que entre todos podamos rezar con más fuerza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: