Agromercado, 11.00 am

Foto Katerina Bampaletaki

Dentro de las características que me definen como pésima ama de casa está no saber comprar productos frescos, les aseguro que es una habilidad vital pues en el agromercado no sólo venden productos que no pasarían por un control sanitario o de calidad; la mayoría de los casos esos controles sólo están en los papeles, y hay que ser experimentado para obtener buenas mercancías.

Pero como tenía que ir a buscar mis medicamentos a la farmacia, y la farmacia está frente al agro, mi marido con muchas explicaciones, me encomendó la tarea de comprar habichuelas, pepino y una mano de plátano burro verde.

Hacía meses que no entraba en un agromercado y mi primera impresión fue que éste lo estaban desmantelando. De ocho tarimas, sólo dos estaban abiertas y la oferta eran unos mazos enclenques de cebollitas moradas a seis pesos, (baratos si se compara con la libra de pepino a cuatro pesos o el macito de habichuelas a seis). Por el piso y en las cajas plásticas donde se exhibe la mercancía, un rastrojo de plátanos que nadie compraría. ¿Y aquí qué pasó?, le pregunté a uno de los tarimeros. Las lluviasfue su lacónica respuesta.

Apenas a cien metros de allí, en la puerta de la panadería, dos carretillas de construcción con tomates, ají chay, berzas y habichuelas. Todo limpio, fresco y empaquetado. Dos emprendedores a los que la lluvia no les resultó un obstáculo. En estos días ha llovido, pero ha llovido como puede llover en cualquier país tropical. No estamos bajo amenaza ciclónica, las lluvias no han sido torrenciales. Nada lógico que explique la orfandad del agromercado y la variedad de las carretillas. O sí, pero la explicación desafía cualquier lógica.

Categorías: Sociedad | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Agromercado, 11.00 am

  1. holguintoronto

    Y si no son las lluvias, pues la sequía!!!!

  2. Andrea

    Si algo he aprendido en el exterior es que por el contrario de Cuba, nada se paraliza, ni la gente deja de trabajar porque halla un mal tiempo…En Cuba es todo lo contrario. Cuando llueve…muchas veces se guardan los ómnibus y entonces lo que viene después es un verdadero cuello de botella…Mientras no haya un libre mercado y competencia jamás la economía tendrá orden; a los campesinos se les seguirá pudriendo los productos en los campos esperando por el Acopio Estatal y sus camiones nunca llegaran a tiempo…En Cuba los campesinos además, no pueden comprar tractores… Por mucho que Ud desee ayudar a un campesino regalándole un tractor en el extranjero, las autoridades (cual Dioses del Olimpo) le niegan el derecho a ese campesino a recibirlo en Cuba….Y después hablan de “bloqueo” exterior…En realidad es el bloqueo interno lo que mantiene oprimido al cubano…¿Para que? Pues para seguir manteniendo la miseria y con ello la dictadura…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: