Hablar en Plata

Texto aparecido en el #12 de la revista Voces

Prelectura

Hasta para una inculta oficial de Aduanas, a la que el nombre de Antonio José Ponte nada le diría, un libro con el título Villa Marista en plata haría detener la cola de la inspección. Pero la oficial fue más celosa con los embutidos sin gluten –preciosos en su empaque al vacío y su etiqueta de El Corte Inglés—que con el contenido de aquella maleta llena de libros. Ella se llevó a su casa mi jamón y mis chorizos, y yo me llevé a casa mis libros.

Lectura

Un texto acucioso, un texto acuciante, un inventario detallístico del fracasado diálogo entre contrapartes de nuestra fracturada sociedad y el cambio de roles entre el vigilante y el vigilado.

En la primera parte, Monte Rouge, un corto de Eduardo del Llano, Las joyas de la Corona, de Carlos Garaicoa y Obra-Catálogo#1 de Alejandro González-Yeny Casanueva, pertenecientes a las artes plásticas, sirven de pretexto para la observación minuciosa de la relación entre la policía política y el artista.

En la segunda, el intercambio de correos electrónicos en el ámbito intelectual, a propósito de la aparición en tv de varios represores desaparecidos de la escena pública, intercambio que como bola de nieve comenzara siendo la protesta por la reaparición de rostros de la represión, convirtiéndose casi de inmediato en la catarsis colectiva, con la crítica cada vez más aguda a la política cultural y la política del gobierno.

La tercera parte son dos caras de la ciberbatalla. La UCI con su Operación Verdad, y el accionar de varios blogueros independientes, accionar que invade el espacio público además del electrónico.

El autor ha encontrado en manifestaciones disímiles y aparentemente ajenas el denominador común de las nuevas tecnologías. Cuando se escribió el libro, no se avizoraba la Primavera árabe, pero Ponte había advertido que hasta para nuestra isolada condición, el impacto de memorias flash, teléfonos con un número de Twitter, cámaras digitales, blogs independientes, acceso a internet, era un virus mutante y contagioso, un antes y un después.

Ponte no se prodiga, prefiere la narración con un carácter cuasi documental, es el observador agudo que sólo cuenta lo que ve, sólo a ratos necesita intervenir, acotar algo, un detalle para lectores desapercibidos.

No importa no haber visto Monte Rouge, o la obra de Garaicoa u Obra-catálogo#1; no importa no haber accedido al febril intercambio de la guerrita de los imeil o a las conferencias organizadas por Criterios a posteriori; podemos no haber visto los videos en los que Yoani Sánchez ingresa “encubierta” a un debate organizado por la revista Temas, mientras otros blogueros son excluidos bajo el Derecho de Admisión; podemos no habernos enterado de nada de lo que se cuenta en estas páginas, pero luego de la lectura del libro nos queda claro que en Cuba existen límites para la libertad. Que la libertad en Cuba es una libertad vigilada, con toda la connotación peyorativa que eso puede tener.

Postlectura

¿Cuánto han cambiado los escenarios en los que Ponte se detiene?

Eduardo del Llano acumula un considerable número de cortos de Nicanor O‘Donell, todos ellos se trafican clandestinamente, nunca se han puesto por la televisión. En el recién finalizado Festival del Nuevo Cina Latinoamericano, Vinci, su largo de ficción filmado por el ICAIC, no fue admitido para el concurso (la misma suerte de sus cortos). La trama permite especular que puede haber referentes inmediatos en una prisión renacentista.

En la mensajería electrónica no ha vuelto a haber nada parecido a los mensajes del 2007. Un médico intentó movilizar la opinión de su gremio a partir de una injusticia laboral, y apenas concitó dos o tres respuestas. Se dice que el servidor de Infomed es mucho menos tolerante que Cubarte.

Yoani Sánchez colecciona una veintena de negativas de salida al exterior sin que ningún funcionario sea capaz de responsabilizarse con esa decisión y los motivos que la generan.

La sala Palabras a los intelectuales de la Biblioteca Nacional, goza de una agradable inacción.

El estudiante de la UCI que interrogara a Alarcón pagó su osadía; favor que le hicieron: hoy piensa por cabeza propia.

No sé cuál es el destino final de las piezas, pero me gustaría que las joyas de Garaicoa fueran fundidas para dar luz a nuevos proyectos.

 

Villa Marista en Plata, arte, política, nuevas tecnologías

Antonio José Ponte

Editorial Colibrí, 2010

 

Categorías: Literatura | Etiquetas: , , , , , | 6 comentarios

Navegador de artículos

6 pensamientos en “Hablar en Plata

  1. holguintoronto

    Muy buena síntesis, valió la pena sacrificar los chorizos y emparedados. Y es cierto, esos oficiales de la aduana cada vez son más iletrados.

  2. marc anthony

    Hola regina,me gustaria saber como consigo ese libro,por favor,no vivo en cuba ,y una pregunta q hace tiempo me viene rondando,que paso con claudia cadelo ,la de octavo cerco,salio del closet como agente de la inseguridad del estado?

  3. A Nicanor O’donell lo hemos visto en criticas que no parecen de la dictadua islenia. Diremos que esta tirania es de nuevo tipo,de tipo anti-intelectual. Nada que ver con lo que dijera el propio castrico en su programa del Moncada. Todo era un enganio para adueniarse del poder y que el pueblo los secundara………………….

  4. sergito

    ya…, muy lindo…, pero nunca olviden…, el que controla la “comida/hambre” tiene el poder…, jejejejeje, eso no falla…, 52 años a buchito de agua y patadas por el…, corazón…, dan fé de ello…
    lo que hay que hacer es retener bien las caras y los nombres de esos que se quedan con los chorizos y los calzoncillos que llevamos a nuestros familiares…, y fusilarlos dentro de unos años…, por favor…, que no nos falle la memoria…, que somos muy dados a ello…

  5. sergito

    NO AL BORRÓN Y CUENTA NUEVA…, Y…, ANEXIÓN YA!!!!!!!

  6. Pedro Peña

    hola, tengo que contactar urgentemente con Alejandro González y Yeny Casanueva. ¿alguien me puede dar alguna pista de como contactar con ellos? Un email, una dirección o un teléfono.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: