Abriendo la brecha

(Publicado en Penúltimos Dias el 22 de abril a propósito del trabajo que se enlaza)

La brecha existe; pero también existía en la RDA el día anterior a la caída del muro, y en Rumania, justo cuando se comenzó a abuchear a Ceaucescu, y en la URSS y el resto de los países del desaparecido socialismo europeo salvo quizás, Polonia.  Esto me permite ser un poco más optimista respecto al momento de cerrar la brecha.  La ética del día después me apasiona, precisamente por algo que Dagoberto Valdés ha llamado el daño antropológico.  No es casual que los enemigos del gobierno siempre hayan sido rebajados de la condición humana, una estrategia  dirigida a depreciar a ese individuo ante la masa: es fácil aplastar a un gusano, eliminar la escoria; en tantos años de discurso nacionalista ramplón, el anexionismo es el anticristo y la palabra mercenario tiene evocaciones económicas que pretenden demostrar lucro a expensas de las dificultades del país.

Las posiciones frente a un cambio radical son muchas, un comentarista señalaba acertadamente que muchos muy bien informados no moverán una pestaña por propiciar el cambio o solidarizarse con los opositores. También veo una paradoja, porque se hablaba de que los que mejor viven no apostarían por el cambio.  Dentro de ese pequeño segmento de la población que se ha enriquecido, los hay que no solo viven según los estándares capitalistas, sino que quieren más capitalismo del que pueden encontrar en la Cuba actual.  No se implicarán en el cambio sino cuando sea seguro, pero no se opondrían a él.

A la brecha moral se une otra: ¿cuál es el programa de la disidencia?  Señalar la disfuncionalidad aberrante del gobierno resulta mucho más sencillo que elaborar una propuesta para superar el momento actual.  Partidos, grupos, tendencias, en los que todos quieren la unidad, –pero la unidad en torno a sí— repitiendo el esquema político de lo que pretenden combatir.  Converso o leo desprejuiciadamente a opositores de variadas tendencias.  Llegado el momento, mi voto no sería por ellos, pero ahora son  fellow travels a los que no atacaría en público, haciéndole el trabajo a la policía política. Si yo, que estoy un paso más allá de la inconformidad, no me siento representada, ¿qué puede esperarse de quienes ignoran y/o esperan?

Es difícil saber lo qué piensa el cubano llano.  Los que se interesan por estar informados rastrean la información.  A  la mayoría, no les interesa, pero no pueden eludirla: cambiando el dial para escuchar su programa favorito, esperando por la pelota o la telenovela, hojeando la Bohemia para llegar al crucigrama, en las vallas publicitarias, desde un afiche en la  farmacia o una gigantografía en la chópin…   Así, tuve la experiencia con dos personas situadas entre los descontentos que no se atreven a hacer nada, de convencerlas de que la esencia de las Damas de Blanco no es caminar por dinero.  Sus argumentos remitían acríticamente a lo visto u oído en los medios de difusión cubanos. ¿Esos que bailan y gritan frente a casa de Laura Pollán son malos? Son estudiantes universitarios, muchos se consideran haciendo algo correcto y sin duda se tienen por buenas personas.  Daño antropológico, porque si no te lo enseñan en la casa o tienes la influencia de una institución religiosa o fraternal, difícilmente en los centros estudiantiles los muchachos de hoy encuentren una brújula ética.  También tuve una experiencia tremenda con un compañero de mi hijo, joven e inteligente, que expresó no tener reparos en participar en un mítin de repudio.

La brecha que señalas en provecho del gobierno, transcurre dentro de esa inmanencia llamada tiempo, contra la que nada pueden hacer nuestros ancianos gobernantes.  Y si señalaba la heterogeneidad dentro de la disidencia; entre secretos y susurros también –y grande—debe ser  “la unidad en torno a mí” de funcionarios-militares del gobierno.  Otra cosa será si es a favor o en contra de la democracia.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , , | 6 comentarios

Navegador de artículos

6 pensamientos en “Abriendo la brecha

  1. sergito

    me maravilla la caraja mental del que escribió la brecha, ahí teorizando y filosofando, y buscando explicaciones científicas a la chivatería y la hijoeputá…, la verdad que me descojono de la risa…, antropológico y metatrancoso todo…., jajajay bueno, ya que la cosa va de “profundos”, pongo lo mío, según hanlon o Heinlein, «Nunca le atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez». así que caballero…, no busquen explicaciones sofisticadas…

  2. sergito

    yo añadiría…, nunca le atribuyas a la maldad… o a la INTELIGENCIA…, lo que puede ser explicado por la estupidez…

  3. elisabeth

    Regina, ya habia leido su articulo en PD, hoy vi la lista de blogueros invitados de los organizadores de LJC. El promedio de edad es de 34 años y aunque no esta muy claro creo que es orientado para universitarios.
    Se que Ud a veces contribue a LJC y sabra mejor que yo.
    no conozco casi ninguno de los blogs mencionados pero alguno si, para me entender sobrepasa la media de edad, y no se si ES universitario, en presente, sin duda que algun momento lo fue.
    En fin como Ud menciona y alguno de los comentaristas igual, esto de las convocaciones o asambleas o como quieran llamarle ya no impresionan a nadie. Tal vez me equivoque, y prefiero que sea asi, y me demuestren lo contrario.
    Igual desconozco el alcance que tiene para la poblacion cubana, como esfuerzo vale la pena. Los resultados hablaran por si mismos.
    Saludos

  4. Hoy pasé por aquí y disfruté la voz inteligente de tus post. Ignoro porqué me gusta tanto leerte y solo puedo decir que, cuando lo hago, siento la presencia de “lo indomesticable”. No sé si serlo será bueno o no, pero estoy seguro de que es útil. Sobre todo por recordarnos la esencia de nuestra naturaleza de “humanos” y la belleza salvaje que hay en La Libertad.

    Saludos al Maestro.

    Buría.

  5. Hola, amiga mía, y saludos a los foristas. He leído el post de Ernesto y este tuyo. Ambos me aportan en alguna medida porque son temas en los que pensamos siempre aunque no escribimos mucho de ellos. En lo personal, creo que siempre habrá brechas, solo que no hay que temerles. Es más, prefiero que las haya: un cisma bien diferenciador entre los justos y los canallas es mejor que convivir entre simuladores. Un abrazo.

    • Jadiel ferro

      Saludos a Regina y tambien a Miriam Celaya , gracias por regalarnos comentarios ,Puntos de vistas y criterios tan diversos y necesarios para todos Los cubanos.En la divercidad de la ideologia esta la verdadera unidad nacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: