Jettatura

No pertenezco a la nomenklatura, no recibo remesas, no soy cuentapropista, no trabajo en ninguna firma extranjera ni en el sector turístico, no me dedico a negocios ilegales, por lo que mi fin de año era tan modesto como el de la mayoría de mis paisanos.  Pero cuando uno piensa que las cosas no pueden empeorar, llega el Diablo y sopla.

¿Se acuerdan que en posteo anterior hice planes estrictamente domésticos? Já. Mi mamá descargó sus 97 años sobre una pierna dormida; fractura de fémur y operación incluidos, y me convertí en enfermera.  Una brevísima estancia entre el 20 y el 24 de diciembre en el hospital ortopédico Fructuoso Rodríguez me hizo comprobar de primera mano las luces y sombras del sistema de salud. Por tres semanas me mudé para la casa de mi mamá.  Por ella no se preocupen, está divina, camina desde el día siguiente de la operación y ya sube y baja la escalera de la casa.  Todo con supervisión porque estos viejitos que son la candela se creen cosas y cuando vienes a ver regresan al quirófano por hacerse los intrépidos.  Yo, el 24 de diciembre me sentí mal y seguí mal toda la semana, pero al tanto de mi mamá en todo porque mi hermana –además- debutó con una crisis hipertensiva y tiene una osteoporosis que no debe levantar ni un cubo de agua y mi sobrina estaba de viaje.  Arrastrando los pies y muerta de la fiebre, atendía a mi mamá y arrastrándome volvía a tirarme en la cama.  El día 30 mi hijo, preocupadísimo,  insistió en llevarme al médico y resultó dengue.  Tremenda alarma, no fuera a contagiar a mi mamá, pero sin mosquito no hay contagio, y en casa de mi mamá no hay mosquitos. Con el regreso de mi sobrina de su viaje, volví a mi casa el 14 de enero.  ¿Se imaginan una casa con dos varones adultos (e inconscientes) al garete por tres semanas?

En un arrebato (nada que ver con el estado de la casa) me dio por las tijeras.  El hipotiroidismo, la menopausia y el tiente rubio, todo mezclado, hicieron de mi pelo una corona opaca sobre una mente brillante. Ahora, además del pelo feo, estoy mal pelada. En el ínterin se me partió una muela y todavía no he podido ir a arreglarla. ¿Más?, sí, más.  El refrigerador, ese imprescindible, dejó de enfriar y por 25 cucos, en menos de media hora el mecánico lo destupió y le inyectó gas. A ver quién me gana.

¿Propósitos para este año? Visitar al endocrinólogo, y al dentista y medirme la vista para nuevos cristales. Eso de desear, se lo dejo a ustedes.

Categorías: Sociedad | 10 comentarios

Navegador de artículos

10 pensamientos en “Jettatura

  1. José Carlos Carmona Toledano

    FELIZ REGRESO AL TAJO.

    No he podido evitar la risa leyendo el artículo. Perdona mi frivolidad ante tanta “desgracia acumulada”,especialmente en el ámbito de la salud propia y de tus familiares.En realidad,el título podría haber sido “Mi particular Ley de Murphy”…

    En mi tierra,cuando ocurren situaciones similares,suele decirse: “¡Ya solo me falta quedarme preñada!”. Otras personas dirían: “Tienes más problemas que La Casa de la Pradera” (1).

    Pasado el intróito,¡qué alegría encontrarme de repente con la reanudación del trabajo en LML.
    Deseo,de corazón,que todos los males sean desterrados de tus proximidades por el aire de amistad que hacia tí emana de estos parajes sevillanos.
    Los más cordiales saludos y venturosos deseos para el futuro.

    (1) Serie de TV de la cadena NBC,(Little House on the Prairie),emitida entre 1974 y 1983,basada en la novela Laura Ingalls Wilder.

    • José Carlos Carmona Toledano

      PD.- ¡Qué afortunada eres que puedes decir “mi mamá de 97 años!.

  2. Teresa Cruz

    Suerte este año y que se cumpla aquello de “líbranos de todo mal” en todos los aspectos; incluyo a nuestra nación.

  3. Alfredo Fernández

    Hola Regina:
    No te preocupes, que con esa buena onda que te es inherente los problemas van a tener que irse a buscar otra persona neurótica y pesimista que los sobredimensione, cosa que tu nunca harás, prueba es que ya tu mamá está bien, arreglaste el refrigerador y lo demás vendrá como siempre para los cubanos, de a poco. Ya veraz.

  4. rafa parra

    Regina, me encantas, saludos desde Merida, Mexico, recuerda que siempre puede ser peor, jajajajaja. animo.

  5. cupernicus

    entonces……….. esas eran las “vacaciones” que anunciabas en el post anterior????

  6. Sanson

    Que buenos doctores tiene el Fructuoso y que facil se resolvio el problema de la operacion. Me alegra mucho. Recuerdo que tuve unas cuantas fracturas y alli me las remendaron al momento. Cuando cambie todo y seamos capaces todos de resolver los problemas que nos aquejan, propondria que el Fructuoso y muchas otros siguieran siendo como antes. Por que no?.

  7. Sandra

    Nada envidiable tus anunciadas vacaciones, al no ser por la buena ventura de tener a Ofelia a tu lado. Espero tu reanudacion periodistica…..Carinos a Lupe y demas miembros de la familia.

  8. Ojalá este año te sea mejor.

  9. Sergio

    Welcome back muchacha….gracias por regresar, eres muy dichosa sabes…poder cuidar a tu mama cuando se enferma, los que la dejamos atras no tenemos esa oportunidad, disfruta tus varones inconcientes, has lo que quieras pero por favor ……escribe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: