Postal de viaje (II)

Cinco horas de viaje hasta Santiago de Cuba. Todavía es temprano pero ya hace calor. Santiago me gusta mucho. Enseguida se nota que es una ciudad con personalidad y pulso propios. La música se oye alta, las mujeres parecen usar una talla menor de la que necesitan, nadie está apurado, todo el mundo se conoce, o lo parece, por la familiaridad en el trato de la que no escapo.

Me pregunto si en algún momento en esta ciudad no se está subiendo o bajando, no descubro ni una calle que no sea inclinada. Converso con cualquiera, en Santiago eso es lo más fácil del mundo; la gente se queja de los precios, o del desabastecimiento como en todas partes, pero no alcanzan el nivel de crítica que veo en La Habana, aunque claro, mi visión es superficial.

Esta habanera calurosa busca cualquier pretexto para entrar en un local climatizado. Almuerzo en El Baluarte, un restorán con oferta en moneda nacional. Las raciones son breves, pero como mi última impresión de la gastronomía estatal habanera es horrenda, esta muestra no me parece tan mal. Sigo subiendo y bajando calles, le comento a mi anfitrión que Santiago es una ciudad que vive de espaldas al mar, y me da la razón, pero me lleva a un lugar conocido como El balcón de Velázquez, con una vista espectacular de la bahía.

Una singularidad del transporte alternativo en Santiago son las motos. No tienen licencia para alquilar, pero todo el mundo las usa y te llevan donde quieras. Converso con mi chofer que trajo su moto de la extinta RDA a donde fue a calificarse para trabajar en la textilera Celia Sánchez. Cuando cerraron la empresa, apeló a su moto y dice que hay que matarlo para decomisársela. Le pregunto sobre la cantidad de casas que veo en construcción. Casi todos son los damnificados del huracán Sandy, me dice, y no le comento, pero está claro que en la urgencia por construir se han pasado por alto los estándares técnicos, y esas placas delgaditas auguran problemas en el futuro. Recuerdo a mi primo Mayito Coyula con su observación de que cuando uno se va a operar siempre quiere al mejor cirujano y sin embargo construir una casa lo deja en manos del equivalente a camilleros.

La comida es en una “paladar” en la calle Enramada, los precios, como los de La Habana, y los clientes, todos extranjeros menos mi mesa. La mejor comida y la mejor atención de todo el viaje. Me voy de Santiago sin poder comerme un mango bizcochuelo.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , | 6 comentarios

Navegador de artículos

6 pensamientos en “Postal de viaje (II)

  1. Pingback: Postal de viaje (ii) | Bitácoras Cubanas

  2. Muchas gracias por tu informe de Santiago. Tengo que volver y visitar allí!

  3. santiaguero5

    Cuando aqui en USA alguien que no es cubano me pregunta acerca de la cocina cubana,les digo,por supuesto salvando la parte española y concretandome unica y exclusivamente en lo criollo.”Nosotros no tenemos muchos platos como los mexicanos o los peruanos por ejemplo pero lo que si aseguro con orgullo es que sazon como el nuestro y principalmente el de la parte oriental no hay dos en el mundo entero.Vivi en La Habana 18 años antes de emigrar al norte y les puedo decir que mis amistades habaneras despues de probar mis frijoles negros ya no lo volvian a cocinar con solo “ojitas verdes”.Los cubanos se quejan de que nada sabe igual en este pais,por supuesto que si,no es lo mismo un puerco criado en solo 45 dias a un puerco criado de tres meses y mas comiendo de todo,pero recuedo que cuando compre mi casa y di la fiesta que la estrenaba todo el que llegaba me preguntaba acerca del olor que se percibia a una cuadra del lugar a puerco asado,en realidad estaba asando una pierna de puerco y me convenci que el secreto independientemente del sabor no estaba en la carne en si que por demas es la mas noble y rica sino en el sazon(solo aceite de oliva,pimiente negra no picante,un poquito de pimienta roja picante,ajo,sal y y solo un poquitin o NADA de acido)esto ultimo porque me asombro como en la parte occidental inundan el puerco en naranja agria para asarlo.

    • Andrea

      Amigo, interesante su relato, pero quisiera haberlo visto cocinando a un cerdo alimentado con PESCADO…Esto no es invento…Es real. Un pariente de Cuba conseguia regularmente pescado y comenzó a suministrarselo a un cerdo que criaba en su patio….Al sacrificarlo, vendió la mitad del cerdo a un vecino y se quedó con el resto. No quiera Ud. haber visto la cara del vecino despues de cocinarlo! El hombre aseguraba molesto, que el cerdo era puro pescado! Y el pariente afirmaba que no…Que no sabia por que’…! Ja,ja, ja….

  4. Andrea

    Pero cómo… ¿Ya no existe la textilera de Santiago? Hasta un pais como Vietnam, que sufrió una terrible guerra, califica a su industria textil como la locomotora de su economia nacional…Y en Cuba la cierran…! ¿Que tienen ellos que no tienen los cubanos? Ah . Ya se’:…Un poco de mas libertad economica y mas vietnamitas…Hasta los de Machu Pichu no se quedan atras…Perú es sede de las ferias internacionales de la industria textil y de artesanías “Perú Moda y Perú Gift Show”…La industria textil peruana le da empleo… A MAS DE 6 MILLONES de trabajadores. Producen muy buen algodón…Claro que ahora tienen que lidiar con la competencia de los chinos, que no son bobos y traen barcos factorías, que instalan frente a el puerto El Callao y hacen confecciones allí con el algodón peruano…
    Bueno, al menos para el chofer de la moto no todo fue en vano… Ya quisieran muchos cubanos comer con esa MeZeta…

  5. Andrea

    ¿Y por que en Cuba no se cultiva algodón ? En época de la colonia se sembro algodón en Cuba y se exporto a Europa hasta 2.000 ton por año, ( cuando apenas habian cientificos, ni meteorologos…)
    Ahora…casi 200 años despues…existe hasta un Instituto de Investigaciones Hortícolas en Cuba…, que segun publican, han logrado mejorar las variedades y resistencia del algodón… Hasta hablaron de lograr un algodón coloreado …A partir de ahi…todo desapareció…Se evaporó como el algodón de azucar…Ya no se exporta ni se siembra algodón en Cuba…Se ha olvidado…Como el algodon no es un alimento, ni esta subsidiado, ni tiene seguro… esta condenado en la isla, a ser mal pago por su unico comprador, el gobierno castrista..Solo a un bruto se le ocurriria sembrarlo….Es la “magia” del CASTRISMO…A estas alturas, el algodon cubano…podria ser hasta ecologico…usando plaguicidas naturales… pero…el pañal cubano…como tal no existe…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: