Un sitio, muchas voces (o cómo se siguió el ciclón desde las redes sociales)

Es época de noticias falsas y Líber Barrueta, un cubano-sueco afincado en Miami tiene un sitio web de estas fake news donde de forma sarcástica se refiere al modo en que la prensa aborda las noticias. Pero ni la construcción de un sistema subterráneo de transporte en La Habana, ni Tony Castro hablando de los uniformes del equipo de béisbol, ni siquiera las nuevas regulaciones aduanales que mucha tinta hicieran correr, le han generado tanto tráfico a Líber como el que ha tenido en su cuenta personal en las redes sociales entre los días 9 y 10 de set.

Son días que los cubanos no olvidaremos fácilmente. Irma se encargaría de recordarnos de lo que es capaz un poderoso huracán. Líber, quien tiene un gran número de amigos en Facebook, donde elabora y comparte videos motivacionales, comenzó a compartir en su muro las informaciones sobre el fenómeno meteorológico. Pero eran informaciones siempre atrasadas, ya que esperaba a que la televisión o la radio dieran algún parte. Un amigo residente en otro estado le llama al ver sus actualizaciones y le recomienda la app Windy.com, que permite seguir los eventos meteorológicos en tiempo real. Líber la instaló en su computadora además de en el teléfono cuando vio la información tan completa que dicha aplicación ofrece, y comenzó a estudiársela, pues sus conocimientos sobre meteorología son los de cualquier cubano que ha visto al Doctor José Rubiera por la televisión. La necesidad lo hizo comprender gráficos, velocidades de traslación, modelos de trayectoria, interpretar los hectopascal para en cinco minutos hacer un curso intensivo y autogestionado de meteorología.

Cuando Irma comienza su azote sobre el territorio de Cuba, Líber transmite ininterrumpidamente durante cuatro horas apoyado en Windy y en los boletines especializados. Y se produce una reacción que da la medida del poder de las redes sociales: desde diferentes partes del mundo, cubanos y extranjeros comienzan a interactuar en el muro de Líber, ya fuera para hacerle preguntas puntuales sobre el fenómeno, para indagar sobre lugares y personas bajo la amenaza del huracán o para compartir imágenes de las zonas afectadas. Desde puntos tan disímiles como Escocia, Rusia, Angola, desde la propia Cuba, llegaron hasta el muro de Líber para construir de esta manera informal pero pormenorizada, los avatares del evento.

Luego de un receso, transmitió por cuatro horas más, un descanso para dormir, y otras dos hasta quedarse sin electricidad y sin conexión a internet. Quizá no tuvo demasiados “deditos” (likes), pues el momento no era para eso, pero recibió más de 50 000 visitas, los comentarios pasaron de 1000 y dejó de contar en 300 los mensajes privados. Las nuevas solicitudes de amistad llegadas tras esta experiencia sobrepasan la capacidad de Facebook para una cuenta personal.

Todavía sin salir del susto por el paso del ciclón y del asombro por la acogida de sus reportes, este Licenciado en Educación en la especialidad de Filosofía e Historia, me confiesa que nunca había sentido interés especial por la meteorología, solo el hecho de vivir en una zona marcada por los ciclones tropicales, pero luego de la extraordinaria experiencia vivida con Irma, lo que comenzó siendo un afán de mantener informados a sus amigos en todas las latitudes, con una información fresca, real y continuamente actualizada durante 10 horas, se ha convertido en una motivación por conocer más acerca de esta materia. Líber es consciente de que muchos de los que visitaron su muro no tenían la posibilidad o la habilidad para recibir información en tiempo real de Miami y mucho menos de Cuba.

Líber Barrueta afirma que sin la ayuda de su novia Katya Moreira y sin el apoyo de la familia de ella le hubiera sido imposible reportar, comentar, conectar, contestar, todo al mismo tiempo en un ritmo frenético. La suegra, quien al principio no entendía lo que hacía, se convirtió en una colaboradora más. No importa que en la familia creyeran que al no ser un especialista no sería capaz de hacerlo bien. –Las personas están acostumbradas– dice, –y esta es una idea muy difundida, que sólo es válido lo que la prensa tradicional publica, y así ocurre en muchos países. Poco a poco van entendiendo que se le debe dar un voto de confianza al ciudadano.–

Anuncios

2 comentarios sobre “Un sitio, muchas voces (o cómo se siguió el ciclón desde las redes sociales)

  1. empoderar, empoderar decian hacia un tiempo atras, ya estan agarrando poder, hace falta que lo agarren completo, se suelten las redes y los bandidos en el poder, donde quiera que esten, en el pais que sea, se les descubran sus fechorias y sepa el pueblo, minuto a minuto que hace un lider con los bienes que se le confian. esta bueno ya de que se escondan detras de una frase corroida y manipulada como “por culpa del bloqueo” para hacer con el patrimonio nacional lo que les da la gana.
    Y la piedra, en cuanto podamos, a la fosa de las marianas, para mas nunca acordarnos del mal momento vivido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s