Publicaciones etiquetadas con: internet

El cibernauta y la seguridad digital

(artículo publicado originalmente en 14ymedio.com)

La filtración de correos electrónicos de la candidata presidencial Hillary Clinton y de su jefe de campaña aviva un debate iniciado con la evidencia de que la National Security Agency (NSA) espiaba las comunicaciones, lo mismo de políticos extranjeros que de nacionales sospechosos.

Pero ni la NSA es la única, ni la honorabilidad de aquellos con la capacidad para espiar es verificable. Bajo rótulos tan sonoros como seguridad nacional, soberanía, guerra mediática, competencia, golpe blando, secreto industrial, etcétera, los gobiernos espían, las empresas espían y, en no pocas ocasiones, personas inocentes resultan objeto de escrutinio.

Está, por otro lado, el hecho de que grandes empresas tecnológicas han cedido a presiones de gobiernos y han entregado información privilegiada. Más aún, las empresas suministradoras de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) poseen metadatos sobre sus usuarios que, puestos en contexto, pueden ser relevantes.

Nadie velará por los intereses personales mejor que uno mismo, por lo que la protección de los datos adquiere carácter individual. Alegaciones tales como que no se tiene nada que ocultar se debilitan ante la posibilidad de que en una broma de pésimo gusto no pueda manejar su cuenta de correo porque alguien le cambió la contraseña o le borró los contactos; o siguiendo con los chistes, que vea su perfil en las redes sociales tomado por fotos y comentarios que no le corresponden y pase enormes esfuerzos por recuperar el control. Estos serían los casos simples.

Pareciera que lo anterior y lo que sigue no guardan mucha relación. La Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN), hasta el mes pasado bajo el control de una agencia del Departamento de Comercio del Gobierno estadounidense, se ha convertido en una agencia independiente con una gestión de múltiples actores interesados.

Esta transición ha sido objeto de controversia por las posturas encontradas respecto al papel de cada uno de esos múltiples actores. Representantes de gobiernos controladores y algunas entidades fundamentan que, para salvarse de la hegemonía de las grandes potencias y de las grandes empresas del sector, es necesaria una reglamentación internacional vinculante para el uso del ciberespacio.

Han puesto también en práctica un modelo cerrado con los servicios de internet pero sin internet (por ejemplo, Reflejos, Tendedera o Weibo), lo que favorece el control del tráfico de información. En nombre de una mentalidad del siglo XX, se pretende una camisa de fuerza para algo tan global como internet.

La visión más moderna y mayoritaria aboga por el fortalecimiento de ICANN como organismo global y autónomo con una gestión transparente, de manera tal que ni gobiernos ni grandes entidades privadas puedan hacerse con el control de esta institución cuyas funciones abarcan algo más que la asignación de nombres y números. Estos nombres de dominios y las direcciones IP permiten acceder a datos como la procedencia y el destino del paquete de datos.

El concepto de internet global sobre un modelo fragmentado pone al ser humano por encima de cualquier otro interés con la intención de que su acercamiento a la red se vea libre de cualquier monitoreo, lo mismo para rastrear sus gustos e inclinaciones con fines comerciales sin su consentimiento, como para que no se lesione su derecho a informar e informarse o para evitar el registro de los sitios que visita o con quién se comunica.

Vivir en un Estado democrático, o no, no es determinante a la hora de tratar el tema de la protección de los datos personales, aunque pueda parecer más importante en algunos lugares que en otros, y en algunos casos, sí determine sobre la integridad, no ya de los datos, sino física: periodistas que reporten desde escenarios o sobre temas complejos.

Cualquier cibernauta tiene una idea de la importancia de proteger sus registros bancarios y su cuenta en las redes sociales, pero la seguridad digital, más que un derecho, debe asumirse como una obligación. Obligación impostergable en entornos complejos. Hasta las megacorporaciones han pretendido desmarcarse de la desconfianza que crea el destino que puedan dar a los datos privados y han puesto en manos del usuario las herramientas para reforzar la seguridad de sus comunicaciones y de su interacción. Ha sido un logro mancomunado de organizaciones y personas que insisten en un comportamiento responsable frente a la privacidad del eslabón más numeroso, pero también, el más indefenso.

Algunas recomendaciones básicas para una mejor seguridad digital:

1. Implemente contraseñas complejas para sus dispositivos y sus cuentas.

2. Utilice cuentas de correo que posean verificación en dos pasos.

3. Utilice servicios de mensajería instantánea encriptados de punta a punta.

4. Utilice plataformas de blog con doble verificación.

5. Piense siempre antes de enviar un texto, imagen o video que pueda afectar a usted o a terceros.

6. Compruebe (en la medida de lo posible) la integridad de los programas y de los adjuntos que descarga.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Entre lo analógico y lo ideológico. El acceso a internet en Cuba

yo en lacigf 9(Ideas compartidas en los eventos de Internet Society y Gobernanza de internet de América Latina y el Caribe recién celebrados en Costa Rica)

Reconocido ya como un Derecho Humano por la mayoría de las personas y de los gobiernos, el acceso a internet en Cuba ha sido un camino de dificultades. En septiembre de 1996 Cuba se conecta a internet. Los primeros accesos dial-up con el número telefónico anclado fueron a través de oficinas de informática de las instituciones estatales, algunos usuarios podían desde su casa tener acceso a correo electrónico .cu. La velocidad de la conexión llena de ruidos a través de módem, alcanzaba hace tres-cuatro años, apenas los 50-56 kbps.
En 2010 se publicó la noticia de la extensión de un potente cable submarino de fibra óptica La Guaira-Santiago de Cuba. Según se informó, dicho cable sería la solución para la velocidad de transmisión de datos; ya no dependeríamos de las conexiones satelitales. Llegado el cable a Cuba, durante casi cuatro años su uso fue un misterio, –late, luego existe–. La milla final, pensábamos muchos, era el caro reto tecnológico que demoraba el acceso ciudadano. Pero se encontró solución a través de la conexión inalámbrica.
Hace poco menos de tres años se abrieron salas de navegación en diferentes lugares del país a razón de 4.50 cuc la hora Ese acceso no se hizo mayor hasta 2015 con la instalación de puntos wi-fi en lugares céntricos de los principales centros urbanos. ETECSA solo ofrece servicio en los hogares a extranjeros residentes en Cuba, a funcionarios y algunas personalidades y periodistas.
Existen varias redes informáticas que conforman la Intranet (Infomed, Cubarte, Rimed, Upec, etc.) La gran mayoría de sus usuarios no tienen acceso a internet en su casa. Los beneficiados realizan la conexión a través de modem de acceso telefónico con una cuota de acceso entre 25-100 horas mensuales.
Las universidades y algunos institutos de enseñanza media ofrecen acceso. En el caso de los estudiantes, con una cuota creciente de tráfico (250 Mb mensuales para los del último año de estudios).
Cuando en la prensa y en escenarios internacionales se escucha hablar de porcientos de acceso a internet, se trata sobre todo de la Intranet mencionada que en general se limita a sitios .cu, a un proveedor de correo electrónico y algunos portales de noticias.
Cuba, con analfabetismo erradicado, educación gratuita y con alto porcentaje de profesionales universitarios, técnicos medios y obreros calificados, posee el más bajo índice de penetración de internet de la región.
Una hora de conexión cuesta actualmente 2 cuc, y el salario promedio está alrededor de 20-25 cuc mensuales. Los ciudadanos emplean su tiempo de conexión prepago sobre todo para comunicarse con familiares y amigos. El uso de Datos Móviles en la red de CUBACEL cuesta $1.00 CUC por cada MB de tráfico y solo está disponible para acceder al servicio de correo @nauta.cu
En los medios de difusión es frecuente encontrar referencias a los aspectos negativos de internet como pornografía infantil, racismo, violencia, pérdida de la privacidad, que condicionan a quien solo conoce internet de oídas. El gobierno es el suministrador único de servicios TICs y está prohibida por ley la importación de enrutadores, hotspots y otros dispositivos tecnológicos para uso privado.
Los ciudadanos ignoran el poder de las redes sociales para organizarse y construir consensos sobre temas que se abren desde asuntos del barrio hasta el deseo de votar por el cargo de presidente de la República. De hecho, muchos imaginan que Facebook ES internet.
Internet no ha estado ajeno a una profunda ideologización. Si bien los términos de las leyes del Embargo impuesto por el gobierno norteamericano han impactado de manera especial en lo referente a las TICs, es nuestro deber insistir en la necesidad de eliminar igualmente el bloqueo interno a la información y vindicar el carácter abierto y democrático de internet, sin censura por contenidos o posiciones personales dentro o fuera de la red.
Un hecho adicional de Cuba es que los gamers, impedidos de acceder a la red “real”, armaron un cableado gratuito pero contributivo, por el cual hoy en día se trasiegan no solo juegos, sino chats en línea y hasta el famoso Paquete semanal, un hecho que las autoridades prohíben pero no pueden sancionar al no haber lucro.

Prioridades
Bajar el costo del acceso
Ampliar la cantidad y calidad de lugares con conexión
Acometer la alfabetización ciudadana para disminuir la brecha tecnológica

Objetivos
.- Discusión pública previa a la Ley de Medios
.- Instrucción de la población a través de cursos sobre navegadores, emprendimiento, redes sociales, ciberseguridad, ética etc. En: Jóvenes Clubs de Computación municipales
Canal Educativo de alcance nacional
Internet con la experiencia de acceso abierto
.- Transparencia con el abono por concepto de conexión a internet para mejorar las redes de acceso público.
.- Permitir conexiones privadas a precio de mercado con igual transparencia e iguales fines que la anterior.
.- Lograr que en los lugares públicos donde hoy se cobra, el acceso sea gratuito

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , , , , | 6 comentarios

La maldita circunstancia de los cables por todas partes

Cables-submarinos-1

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , | 6 comentarios

Los Derechos Humanos en Internet

1.- Universalidad e igualdad

2.- Derechos y justicia social

3.- Accesibilidad

4.- Expresión y Asociación

5.- Confidencialidad y protección de datos

6.- Vida, Libertad y Seguridad

7.- Diversidad

8.- Igualdad

9.- Normas y Reglamento

10.- Gobernanza

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , | 3 comentarios

Prehistoria tecnológica

 

 

2013042249tuLos llamados nativos digitales son los nacidos después de 1970. No solo no soy nativa digital, sino que debo esperar por la ciudadanía pues nací mucho antes y provengo de un planeta desconectado. En Cuba esa fecha hay que correrla con generosidad hacia fines de los ’80 por culpa del Bloqueo Y La Amenaza Imperialista (y dicen las malas lenguas que también por culpa de nuestra extinta Hermana, que apostó al futuro por entero al socialismo y no a la revolución tecnológica). Por todo mezclado, los cubanos en general vinieron a familiarizarse (de lejos) con las computadoras personales hacia los ’90: antes de eso, unos semidioses llamados “operadores de micro” eran los únicos con acceso a aquellas maquinitas de pantalla verdinegra, hay quien vivió la experiencia de un televisor Caribe como pantalla.

Mi primer encuentro cercano fue en 1987, una NEC con lector de discos flexibles. Como la operadora de micro de la NEC de mi cuento era mi “yunta” y en el ínterin se casó y salió de licencia de maternidad, yo aprendí el manejo del exclusivo aparato y cuando Ana Gladys se ausentaba, Regina tomaba el mando, más regia que al timón de un transatlántico. Además, en esa oficina de la micro, nunca faltaba el aire acondicionado, se decía que la máquina no podía vivir sin él. Ana Gladys y yo podíamos mantener una conversación delante de cualquiera, que los demás pensarían que hablábamos otro idioma: –el comando es control-alt-M (o parecido, pero ya olvidé MS DOS), –Te dejo el ejecutable en el floppy–, qué se yo, cosas así. En esa época no necesitaba estudiar nada, me aprendía los comandos de memoria, y le imprimí a mis compañeros unas tesis de grado preciosas con un programa de letras; no olviden que la variedad de fuentes vino después.

 

Un avispado técnico que trabajaba en Copextel me armó un Frankenstein. Era 1994 y el muchacho no llegó a cobrármela, pues prefirió montarse en una balsa en el verano de aquel año. Una XT con editor de texto Word star o Word perfect que Alcides ni tocaba por miedo a que le cogiera la corriente. No fue hasta el ’95 que compramos de segunda mano una 486. Con Windows llegó la felicidad. Convencí al poeta de que una PC era mucho mejor para su trabajo. Con más miedo que convicción, se aferraba a su vieja Underwood, reclamaba no sé qué simbiosis con el aparato mecánico, pero como dijo el inmortal Stevenson: La técnica es la técnica, y logré convencerlo de dar el paso al frente, es decir, a la modernidad. No es que sea un usuario avezado, pero aporrea las teclas y sus borradores son sin erratas, argumento que fue como el puntillazo para decidirlo.

 

Como en este mundo de la tecnología la obsolescencia es implacable, la 486 no se rompió, pero se hizo incompatible con muchos periféricos, y en el 2004, a través del hijo de una amiga (upss… también hoy en el exilio), compramos una Compaq  ¡Pentium 3! nuevecita en su caja y seguimos machacando con el magnífico monitor Magnavox SVGA que habíamos “resuelto” para la 486. Con ella trabajó Alcides hasta hace cuatro meses en que perdió la memoria (no Alcides, que goza de excelente ídem), y tengo un amigo por Miami haciendo arqueología a ver si la consigue, porque por acá las RAM viejas son más caras que si fueran nuevas. Preferiría que ni apareciera, para que Alcides no retroceda al Windows 95. Ante la posibilidad de quedarse sin trabajar, le conecté el teclado y el monitor (ya de los lcd) a una pequeñita Lenovo que me gané en un concurso de Twitter. Al principio, aquello era el desastre, porque saltar del Windows 95 al Windows 7 para él fue un salto de fe, pero se ha ido acostumbrando, y a veces paso días sin escuchar ese profundo Rrregina… de cuando se traba con la pc.

 

Internet ha sido una experiencia aparte: familiarizarme con los navegadores, optimizar el poco tiempo de conexión, meterme en las redes sociales, lidiar con la descarga e instalación de programas. Mucho estudio con libritos, manuales y tutoriales, que los años no pasan por nada; ahora me reto para aprender a hacer desde WordPress una página web. Al final, más que la curiosidad, creo que lo que me mantiene estudiando como una loquita es el miedo a perder la memoria, y no la RAM precisamente.

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , | 2 comentarios

Gatear por internet

internet

Con casi dos años de retraso, el famoso cable de fibra óptica estará disponible para la población dentro de unos días. Cientodieciocho salas de navegación en todo el país, aunque no he podido comunicar con el número habilitado por la estatal ETECSA para información (guiño o casualidad, el teléfono es el 118).

No conozco los detalles, no sé si las salas tendrán tres computadoras o veinte, pero la noticia es positiva. Muchos cubanos podrán asomarse por primera vez al abismo de la red, el vértigo inicial será pasajero. Mi hijo al saber la noticia, lo primero que dijo fue que teniendo Facebook y Revolico, la gente va a estar contenta. Ahí me puse capciosa: –no creas que tan contenta–. Los precios son un paso de avance respecto a la conexión desde un hotel, pero “nuestro pueblo trabajador” cuyo salario oscila digamos, en 400 pesos mensuales, tendrá que invertir poco más de un día de trabajo para pagar una hora de navegación por la Intranet; si además desea un correo internacional .cu, esa hora representa tres días y medio, y si se pone goloso y quiere desandar las autopistas de la información, su desembolso por una hora será la cuarta parte de su salario mensual.

En una población de once millones, no dudo que al menos mientras dure la novedad, se formarán colas para acceder a esas salas. Especulación de mi parte, pues a lo mejor ofrecen servicio 24 x 7.

Tengo sospechas de que navegaremos “a la china”, y además de sitios presillados, de compromisos por escrito, de jefes de sala pasando por detrás del usuario para verificar su buen comportamiento y de carteles con grandes caracteres explicitando lo que se puede y no se puede hacer, dejaremos nuestro historial de navegación y “los compañeros que atienden el sector” podrán acceder a esa información pasando sobre ese depreciado valor que es la privacidad.

Pero estoy contenta.  !Al fin! los cubanos podremos gatear por internet.

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , , | 12 comentarios

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: