Publicaciones etiquetadas con: UMAP

A propósito de “Santa y Andrés”

En el año 1988 el poeta holguinero Delfín Prats ganó el premio de la crítica con su poemario Para festejar el ascenso de Ícaro, y un amigo de aquella época que no quiere ver su nombre en mi blog, la noche de la premiación llevó a Delfín a mi casa. Momento de celebración y de alegría, pues el premio, venía a ser como la reivindicación de Delfín, homosexual y poeta en una ciudad de provincias. Pero aquello también fue una encerrona. En medio de los brindis, y luego de que me dedicara su libro recién premiado, le dije que le tenía un regalo, y puse en sus manos Lenguaje de Mudos, su poemario Premio David de poesía 1968. Delfín me miró, miró el libro y rompió a llorar. Era la primera vez que veía su libro impreso, pues aquel cuaderno de formato apaisado, no circuló, lo hicieron pulpa por incluir poemas de contenido homosexual.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , , , , | Deja un comentario

LML en LJC (18)

Para Harold por su trabajo sobre los intelectuales

A los intelectuales, entendidos también más allá de la creación artística, se les ha mantenido apartados desde temprano y apartados continúan, según lo veo. Quisiera detenerme en la intelectualidad artística por el peso, por la influencia social que conlleva y porque la condición innata del artista es crítica, al fin y al cabo, ser críticos con la realidad es su trabajo (la cita es tuya). La famosa frase de las palabras a los intelectuales puso corsé a la creación. Eso, y experiencias posteriores: Ostracismo de importantes creadores como Lezama y Piñera, parametración y UMAP, el poderoso alias Leopoldo Ávila desde la revista Verde Olivo, las fricciones con el movimiento de artistas plásticos en los ochenta. Todavía más recientemente en un episodio inusual conocido como “la guerrita de los imeil”, la decisión gubernamental fue dar por terminado aquel febril intercambio que se salió del cauce para entrar en cuestionamientos a la política cultural. Seguro se me escapan ejemplos en el cine y otras manifestaciones.

En Cuba el arte es subvencionado por el Estado, por lo que el artista se siente protegido, eso impone un compromiso subjetivo, pero compromiso al fin, de no morder la mano que te alimenta. Por otra parte, el artista que abandona esa posición es visto como traidor o “confundido”. Los proyectos artísticos independientes son vistos con sospecha a priori, muchas veces sus gestores han tomado el camino del exilio; otras abjuran de sus proyectos y en otros casos se vuelven inocuos, siendo asimilados por la cultura oficial.

Todo lo anterior crea un reflejo. Muchos abrazan el arte sin compromiso, un arte acrítico y “bonito”, políticamente correcto.

Que los políticos no utilicen los Tanques pensantes, habla de divorcio y de sospecha, además de la ineptitud que trae escoger para los cargos por la fidelidad política y no por la capacidad.

El artista y el intelectual son vistos con reserva por los funcionarios porque en su mayoría no los entienden; menospreciarlos es la manera de ocultar la ignorancia.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , , , | 2 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: