Archivo del Autor: Regina Coyula

Acerca de Regina Coyula

La Habana 1956. Licenciada en Historia. Entre 1972 y 1989 trabajé en la Dirección de Contrainteligencia del Ministerio del Interior. Posteriormente he fungido (o fingido) como chofer, masajista, profesora, editora, artesana y vendedora. Soy una pésima ama de casa, no obstante llevo veinticinco años "gobernando" a mi marido y 21 a mi hijo. reginacoyula@gmail.com

Vida para un parque

foto de panoramio.comEstamos recibiendo con curiosidad y alegría cucharaditas de internet a partir de los puntos wi-fi en distintas ciudades del país; acá en La Habana, el más extendido de esos puntos se ubica en La Rampa, el corazón de la ciudad.
Más allá de la adrenalina de muchos al sentirse conectados con el mundo por primera vez, y los que llegan a esas zonas como si fueran verdaderos nativos digitales, a todos les sucede que precisamente La Rampa, con una señal inalámbrica desde Malecón hasta la esquina de la heladería Coppelia en 23 y L, no tiene condiciones para una navegación confortable. Se ha hecho parte del paisaje ver a todo tipo de personas (la mayoría jóvenes), sentados en una escalera, arrimados a un portal, evadiendo el sol debajo de un magro arbolito, o definitivamente al sol y desafiando a los automóviles, posicionados en el contén con los pies en la calle y absortos en su dispositivo móvil. Es un espectáculo raro ver aquel hacinamiento tecnológico en las zonas de sombra, que en nada embellece el paisaje.
Se me ocurre la idea de darle uso al parque construido en la esquina que ocupara el Edificio Alaska en 23 y M, demolido por razones de seguridad, pero no tanto de la seguridad de sus moradores como de la seguridad de Fidel, de cuando iba casi a diario al ICRT para aquellas interminables Mesas Redondas que nadie extraña.
Ese parque, que a diferencia del ubicado en Galiano y San Rafael y donde opera otro importante punto de conexión, no ha conocido ni el corretear de los niños ni besos furtivos, ahora que nadie tramará un atentado desde su altura, debería ofrecer a los internautas una zona confortable y segura, reivindicando así su condición, dotándose de vida y de sentido.

tomado de desarraigosprovocados.com

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Impuestos y “glamour”

indexLa ostentación vacía de la opulencia me molesta ética y estéticamente. Pero no tengo nada contra el enriquecimiento proveniente de fuentes legales y por el esfuerzo, ingenio o capacidad del individuo. El gobierno cubano asume una postura hipócrita al pretender, por una parte, evitar a toda costa el enriquecimiento personal de esa capa incipiente de emprendedores privados, sometiéndolos a limitaciones e imponiéndoles desmedidos impuestos, y por otra, no solo nunca ha vivido ninguna de las limitaciones que padece el ciudadano, sino que además ahora pretende atraer capitales frescos (formados en sus lugares de origen gracias a la ausencia de reglamentaciones restrictivas como las que impone al interior del país) y pretende también atraer a ese turismo de ricos y famosos de los que ya hemos visto algunos desfilar por Cuba.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , , | 2 comentarios

Debut y despedida

Nota sobre esta obra de Juan Carlos Cremata llegada por correo. La frase final tampoco es mía:

Lamentablemente Consejo Nacional de las Artes Escénicas ha decidido bajar de cartel la obra EL REY SE MUERE de Eugene Ionesco por El Ingenio luego de sus dos funciones inaugurales el pasado fin de semana.

Ellos haran la comunicación pública y oficial.

Una vez más se evidencia aquello de: “La censura no existe”

Categorías: Cultura | Etiquetas: , , , , | 7 comentarios

Escepticismo

panamericanos

Hoy he visto en el informativo matutino de la televisión, la transmisión en vivo del abanderamiento de la delegación que asistirá a los Juegos Panamericanos en Canadá. Sospecho de esos atletas que compiten por la Patria, el socialismo, los cinco héroes, el honor y por ahí sigue, pero no por algo tan normal y natural como ganar una medalla. Ese acto fue como el anti-vintage, copypaste de discursos y actos de treinta años atrás.

Cuba, con una delegación más bien pequeña para su historial, aspira a mantener el segundo lugar por países. Mientras la cámara paneaba a los atletas en formación más de ceremonia militar que deportiva, escéptica me preguntaba cuáles caras no regresarían, víctimas del canto de sirena del deporte rentado o de la Ley Asesina.

 

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , | 4 comentarios

El secreto de unos buenos frijoles negros

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Imprescindibles en cualquier comelata, a la receta básica de sofrito sin tomate, cada cual añade su propio secreto: la proporción de comino, el cuajado a fuego lento, el chorro de vino seco, el puñadito de azúcar; en fin, hay tantos secretos como recetas.
Me encantan los frijoles negros, pero cuando en Barcelona me invitaron a almorzar en Frijoles Negros, me alarmé, no me parece serio viajar tan lejos para comer lo que aquí es rutina, pero Jorge, mi simpático invitador, logró tranquilizarme.
Un local medio escondido en Carrer de Bruc 146 casi esquina con la populosa Diagonal aloja este sitio de primoroso diseño que en nada recuerda los tópicos que acompañan a la cocina cubana. El blanco domina con toques negro-grises y rojos, reproducción de carteles hechos por Xavier Cugat y ya.
Pero la comida, que es lo que te hace regresar a un restorán –o no—aun cuando tenga originales de Picasso, está muy bien. Sin hacerme la gourmet, me gustó mucho la mezcla de platos de la cocina internacional con guiño a sabores cubanos y viceversa. Así la doméstica ensalada de tomate y lechuga se degusta mejorada con fresas troceadas y el muy aristocrático salmón comparte cartel con una yuca con mojo.
El complemento es un personal atento en la medida justa para hacerte sentir bien.
El culpable de todo es Juan Carlos Puig Bretons, cubano con ascendencia catalana a quien le sobran ideas. Por las noches, descargas de música en vivo, y si no me confundo, hasta funciona (o funcionará) como discoteca los fines de semana.
La añoranza de Juan Carlos coquetea con un local en Cuba, ahora que le dicen que se puede, pero no se decide. Demasiados requerimientos y pocas garantías lo hacen sentirse cauto y esperar. Además, todavía anda muy enredado en Frijoles Negros, su work in progress.
Ahora ya saben, el secreto de unos buenos frijoles negros no está solo en la cocción.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como curiosidad, les dejo una receta poco conocida, a ver si Juan Carlos se atreve como parte de su cocina fusión:
Frijoles Negros a la Menocal (en La cocina y el Hogar de la Dra. Dolores Alfonso)
1 1/2 tazas de frijoles negros     30 tomates medianos pelados y sin semilla
3 cebollas                                      1 taza de aceite
1 hoja de laurel                            5 cucharadas de azúcar
4 dientes de ajo                           4 litros de agua
1 pimiento grande                      sal y pimienta
Se cocinan los frijoles con el agua y el laurel. Cuando estén blandos se echa la sal y se agrega el sofrito con la cebolla, pimiento, tomates, ajo y pimienta, se agrega luego el azúcar y se deja cocinar a fuego lento hasta que espesen. Se dejan reposar durante un día y se calientan al momento de servir.
Da para 6 raciones y cada plato aporta 396 calorías

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , , , , | 5 comentarios

Privatizados?

Ya me había llamado la  atención en los ómnibus del transporte urbano la presencia del antiguo “conductor” (aunque quien conduce sigue siendo el chofer). La función es ignorar la alcancía y entregarle el importe del pasaje. Curiosa como soy, conversé con uno de ellos y me enteré de algo que nuestro informativo periódico Granma no ha recogido.

Según palabras del conductor (y del chofer que se sumó a la plática), las guaguas son prácticamente arrendadas a los trabajadores, pues ellos deben correr con el arreglo y las piezas de repuesto, que los chinos no mandan pues el Estado no paga, pero si se rompen, ellos no cobran, por lo que de manera oficiosa la Empresa de Òmnibus ha transferido el problema a los choferes. Lo del conductor es que se ponen de acuerdo, como el chofer no puede estar al tanto del pago, otro trabajador de la base (chofer él también), es quien se ocupa de velar por el cobro puntual de cada pasajero.

Del porciento que les corresponde, deben reservar una parte para los arreglos del ómnibus. Un porciento muy menor al que exige la Empresa, que se queda con más de la mitad, se quejan mis interlocutores, y se quejan más:

–Lo único que sale en el periódico son las quejas de la población, pero de lo que estamos pasando nosostros, nadie habla.

Les pregunto por la música. Se ha hecho normal que en todas las guaguas haya música del gusto del chofer. Estos de hoy, llevan música romántica.

–A mí me gusta la timba y algunos reguetones, pero esta música tranquiliza, si con esta me busco líos, imagínese si le pongo esa otra.

Categorías: Sociedad | Etiquetas: , , , , | 5 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.286 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: